Vigo

Dos años por robar en la capilla del Cunqueiro

Vigo

vigo

Dos años por robar en la capilla del Cunqueiro

Los objetos robados de la sacristía de la capilla del Cunqueiro, luego localizados.
photo_cameraLos objetos robados de la sacristía de la capilla del Cunqueiro, luego localizados.
Los dos hermanos tendrán que pagar, de forma conjunta, 635 euros a la Diócesis por un cáliz y una teca sustraídos del sagrario
 

 Los dos hermanos, de 20 y 21 años, que en diciembre de 2018 aprovecharon el ingreso de la mujer de uno de ellos, para robar en el interior de la capilla del Hospital Álvaro Cunqueiro y en otras habitaciones, asumieron ayer sendas condenas de dos años de prisión y multas de 90 y 180 euros por un delito de robo con fuerza y otro leve de hurto. 
Los acusados reconocieron los hechos en una vista por conformidad que tuvo lugar ayer en el Juzgado de lo Penal 1 de Vigo, en el que uno de los dos compareció por videoconferencia desde la cárcel de A Lama, donde se encuentra ingresado por otra causa. 
El acuerdo de conformidad alcanzado entre las defensas y la Fiscalía incluye además el pago a la Diócesis de Tui-Vigo de 635 euros por el cáliz y la teca sustraídos del sagrario de la capilla.

Los hechos  tuvieron lugar entre el 9 y 10 de diciembre del año pasado. Ambos acusados, aprovechando que la mujer de uno de ellos estaba hospitalizada para dar a luz, se llevaron diversos objetos de otras habitaciones, como dinero de una cartera y un peluche de la floristería del centro hospitalario. Según el escrito de acusación, el hospital tuvo que requerir la presencia policial por los problemas que estaban causando a otros enfermos, entrando y saliendo de las habitaciones.  Al día siguiente, se dirigieron a la capilla, de donde sustrajeron el sagrario para una vez en el exterior del hospital, apalancarlo para abrirlo y llevarse dentro un cáliz dorado y una teca de metal, así como varias formas consagradas, efectos que dejaron tirados después rotos en las inmediaciones del complejo sanitario y que fueron recuperados por los vigilantes de seguridad, probablemente al comprobar que no eran de metales preciosos. El juzgado suspendió a ambos la ejecución de la pena de prisión durante dos años, condicionada a que hagan efectiva la responsabilidad civil y no cometan ningún delito durante dicho periodo.