Un año con grietas en casa en Vigo: “Se caen trozos del techo”

Grietas en el salón de uno de los hogares afectados en López de Neira.
photo_camera Grietas en el salón de uno de los hogares afectados en López de Neira.
Vecinos de López de Neira critican que no se dé solución a los daños en sus hogares tras el inicio las obras del Círculo Católico

Vecinos de la calle López de Neira llevan ya más de un año conviviendo en sus hogares con grietas de gran tamaño. Según relata la viguesa Aida Márquez, este problema comenzó cuando se iniciaron en la zona las obras de rehabilitación del edificio del Círculo Católico de Obreros, en febrero de 2022.

“Hay grietas por adelante y por detrás, en algunas incluso se puede ver la calle”, asegura Márquez. Esta vecina que reside en el número 23 de la calle explica que trataron de ponerse en contacto con la empresa constructora en numerosas ocasiones. “En junio se comprometieron a arreglarlo, pusieron testigos en grietas para ver que no se movía y que en tres semanas lo arreglarían, pero hasta el día de hoy no han hecho nada”, afirma.

Si bien asegura que no tiene miedo de que el edificio “se vaya a caer” porque un perito ya comprobó la estructura del inmueble, pero explica que “sí me cayeron trozos de escayola del techo y el invierno pasado tuvimos las paredes tapadas con plásticos y mantas por el frío que entraba por ahí” y confía que ni ella ni sus vecinos tengan que volver a vivir un año más esta situación.

Ahora, los vecinos del edificio recibieron ya una resolución del Ayuntamiento, confirmándole que la semana que viene se acercará al inmueble un técnico del Concello acompañado por un perito, una visita a la que también se convocará a la empresa constructora, Oreco Balgón, para que revisar de nuevo el estado del inmueble. A pesar de todo, Márquez confiesa que no cuenta con muchas esperanzas de que esto permita solucionar el problema, ya que señala que la empresa conoce la situación.

Lamenta que inicialmente achacaran las grietas al tráfico, cuando con obras previas el edificio no había mostrado ninguna grieta, o que después de comprometerse a actuar  le dijeran que finalmente no lo harían “porque el seguro no se hacía cargo, aunque esto ya lo sabían”. “A ellos no les supone nada solucionar el problema, ya tienen el material de obra y el personal aquí al lado, arreglar las grietas les cuesta dos duros, pero es el no por el no”, critica.

De no lograr una solución con la intervención del Concello, Márquez avanza que el siguiente paso para tratar de solucionar esta situación sería llevar a la empresa constructora a los tribunales.  

Te puede interesar