La animación del Entroido de Vigo pudo con la lluvia

El desfile, lleno de animación por el centro.
photo_camera El desfile, lleno de animación por el centro.
Veintitrés comparsas desfilaron por momentos bajo la lluvia ante un público que aguantó el chaparrón y aplaudió la vistosidad de las agrupaciones

Vigo fue la única localidad que mantuvo el desfile de comparsas pese a las previsiones meteorológicas y eso tuvo sus riesgos. A última hora hubo que aplazar el concierto de Broken Peach, que estaba previsto en Porta do Sol como broche de oro a la jornada de Entroido.

 

 

De las 25 comparsas apuntadas, acudieron 23, encabezadas por la asociación de vecinos O Novo Navia que sumó fuerzas a Apamp para salir a pasear con los “Picariños”. Empezaron la comitiva con el cielo azul, aunque el alcalde no las tenía todas consigo y pedía celeridad a los participantes. Situado en el nudo de Isaac Peral, recibió la entrada de cada agrupación hasta la número 9, los Kairos. En ese momento, una nube lo cubrió todo, la lluvia y el viento se cebaron con los comparseros que no dejaron de bailar. Tras unos minutos de desorientación, el tiempo volvió a dar una pequeña tregua. Pese a deslucir el desfile, no pudo con las ganas de fiesta tanto de los que actuaban como del público que aguantó para ver los disfraces.

Un año más las comparsas hicieron gala de la gran riqueza del Entroido, que aúna distintas generaciones en un mismo proyecto. Un ejemplo sería el montaje preparado por Os Campechanos con su recreación africana. Destacó por su puesta en escena, donde el ritmo frenético de la coreografía del grupo jóvenes convivía con los bailes más pausados de los siguientes, compuestos por niños pequeños y personas mayores.

 

 

En este desfile también se cumplió otra máxima del Entroido: Siempre hay temas coincidentes por muy originales que sean. Así, la ambientación étnica la repitieron Os Enredos de Guizán y Os Choqueiros de Redondela o Parada de Nigrán e Os Brincadeiros de Ponteareas eligieron al Camaleón con el  animal tótem de su carroza. Sorprendió la puesta en escena de LDanzia de Gondomar. Dedicada a la magia y a la brujería, contó con un guion narrativo de empoderamiento femenino: “Sempre temeron as mulleres que saben voar, xa sexa por bruxas ou por sabias”, anunció la maestra de ceremonias para dar paso a la coreografía de gimnasia acrobática.

Ritmos caribeños, con la de Travesía de Vigo; escenarios tropicales con Os Fabulososo de Vincios o localizaciones polares con Cernadela compartieron itinerario con los fondos marinos de Burning Man de Redondela o jardines floridos, con Luces de Tomiño. También se montó una sala de bingo a cargo de los Imprescindibles. O millor de cada casa, un habitual en el Entroido vigués, optó este año por el mundo apícola con “Vidabella”.

Los que salieron en los primeros puestos fueron los más beneficiados, ya que la amenaza de lluvia fue una constante que por momentos se materializó. Entre ellos desfilaron algunos de los favoritos como Bembrive, con “E si chove que chova”, en la que lucieron trajes luminosos y carrozas convertidas en furanchos. Los vecinos de Beade tiraron de retranca en el montaje “Ser más Beade”.

El fallo del jurado y la entrega de premios se hará el miércoles, tras las exequias del Meco.

Te puede interesar