Atlántico

JOSÉ ANTONIO PUMAREGA INVESTIGADOR DEL GRUPO RECERCA DEL HOSPITAL DEL MAR

“Analizamos el papel de los tóxicos ambientales en la aparición del cáncer de páncreas”

José Pumarega fue uno de los 23 expertos del V Curso de Oncología Integrativa, celebrado estos días por el Talaso Atlántico y la Universidad de Santiago. Es miembro del grupo de Recerca en Epidemiología Clínica y Molecular del Cáncer del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas y habló en el curso sobre los tóxicos ambientales.
 
El investigador José Antonio Pumarega.
El investigador José Antonio Pumarega.
“Analizamos el papel de los tóxicos ambientales en la aparición del cáncer de páncreas”

n n n Los tóxicos ambientales no son factores de riesgo directos para desarrollar un cáncer de páncreas, pero tienen propiedades que pueden influir. Investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas analizan su papel en un estudio multicéntrico en el que están involucrados 23 centros de investigación de diez países, incluido España. Este año publicarán los resultados. Se centran en los compuestos organoclorados como el DDT y su principal metabolito, el DDE, que están prohibidos desde los años 70, pero que, al ser altamente persistentes, siguen presentes, así como a los policlorodifenilos de origen industrial prohibidos también hace 50 años. Su principal vía de entrada en el organismo de las personas es a través de la alimentación: las grasas animales, los productos lácteos o la grasa del pescado. Los investigadores analizaron muestras de plasma de 513 pacientes con cáncer de páncreas y de otros 1.020 pacientes control, con datos de su  dieta, consumo de alcohol y tabaco, actividad física y para ver el papel de estos compuestos tóxicos.

¿Qué consecuencias puede tener este estudio? ¿Permitirá mejorar la prevención del cáncer?
La etiología del cáncer de páncreas es muy desconocida, excepto el papel del tabaco, que está super demostrado, y la obesidad, el resto de factores asociados no tienen un papel claro. Este estudio puede arrojar luz. Estos compuestos no son causantes del cáncer, pero unos cambios en nuestros hábitos de dieta pueden llevar a una menor acumulación de compuestos tóxicos y reducir el riesgo. También son factores endocrinos, se asocian a una mayor incidencia de diabetes y la diabetes está asociada a una mayor incidencia de cáncer de páncreas.

¿La forma de cocinar puede cambiar la toxicidad de los alimentos?
No. Al igual que hay muchos tóxicos que se han incorporado a nuestra vida, estos llevan 50 años en nuestra cadena alimentaria. Lo único que conseguimos cocinando más la comida, la carne más hecha por ejemplo, es una mayor probabilidad de cáncer. Estos tóxicos no se eliminan, la exposición sigue siendo la misma. Lo que se puede hacer es eliminarlos poco a poco de nuestro ciclo de vida, la exposición por una parte y que los gobiernos dirijan sus políticas a evitar que sigan cierto tipo de productos, que lo tengan en cuenta en la importación de alimentos y que  extremen la vigilancia alimentaria. En el Curso de Oncología también se planteó otro tema. Valorando los pros y los contras de determinados alimentos vimos cómo pesa más el efecto beneficioso de determinados alimentos que los posibles tóxicos que pueda tener, como es el caso de la leche materna por ejemplo, que sigue siendo lo más recomendable  para los bebés.

Uno de esos productos polémicos es el glifosato, un herbicida del que se sospecha que produce cáncer. ¿Qué opina de eso?
En nuestro equipo de investigación hasta hace poco no lo hemos tocado. Ahora lo tenemos en mente . Queremos analizar muestras biológicas representativas de la población de Barcelona para analizar este compueto y tenemos muestras del año 2006 para comparar las variaciones en la exposición a este elemento con la idea de informar a la población y a las autoridades por si se debe considerar tomar medidas que eviten la exposición a compuestos como el glifosato y otros.

También están de actualidad los plásticos y la necesidad de reducir su uso. En este caso ¿pueden afectar a la salud?
Directamente a las personas no les afecta. Estamos expuestos diariamente a concentraciones muy bajas, pero esta exposición a largo plazo sí que puede inducir a que el organismo sufra unos procesos en los que aacabe debutando una diabetes o mutaciones genéticas por las que acabe desarrollando un cáncer. Si podemos evitar la exposición a plásticos mejor, sobre todo los que vienen como envases en la alimentación, aunque hay en muchas cosas, juguetes, cosméticos, detergentes, etc. Debemos fomentar que ciertos compuestos no se añadan en los plásticos, como ya se hizo en las botellas de agua para bebés, y no reutilizar muchas veces la botella de plástico de agua porque a medida que lo usas hay una mayuor exposición al sol y la transferencia al agua será mayor.

¿Cree que la población en gernal no está bien informada de estas cuestiones?
Aquí tenemos un trabajo importante para que llegue a la población. Es importante que lo sepan las autoridades y la población para  poder cambiar las cosas.n