Atlántico

VIGO

Almuiña dice que el concierto blindó la plantilla de Povisa

Los grupos de la oposición desconfían del control del Sergas sobre la nueva empresa
Los trabajadores se manifestaron en Santiago.
Los trabajadores se manifestaron en Santiago.
Almuiña dice que el concierto blindó la plantilla de Povisa
  El conselleiro de Sanidad de la Xunta de Galicia, Jesús Vázquez Almuiña, dijo ayer que, a pesar de la venta de Povisa al grupo Ribera Salud, el concierto con el Sergas está vigente hasta 2022 y garantiza el empleo. “En enero de 2019 se firmó una modificación de determinados conciertos para permitir mantener el nivel de empleo en Povisa”, dijo Almuiña ante el pleno del Parlamento de Galicia.
Las tres principales fuerzas de la oposición, PSOE, Grupo Común da Esquerda y BNG, habían trasladado en sendas preguntas sus suspicacias por la adquisición de Povisa por parte de una empresa que había tenido problemas en la Comunidad Valenciana y propiedad de una multinacional. “Estamos hablando de una decisión empresarial y la Xunta ahí no interviene, pero además esta empresa gestiona servicios sanitarios en diferentes países del mundo, no es un fondo de inversión ni un fondo buitre”, aclaró Almuiña.  El BNG acusó al conselleiro de “renegociar el concierto destinando más dinero a Povisa no para mejorar la calidad asistencial, sino para capitalizar la empresa y que pudiese venderse mejor“, tras lo que ha reclamado que el centro pase a estar gestionado del Sergas. Concluyó que tá investigado por la UDEF por delitos de prevaricación y por el cobro de comisiones ilegales”, ha añadido Prado, quien ha ironizado señalando que “si la Xunta no puede hacer cumplir el concierto a Povisa a pesar de tener a personalidades relevantes del PP allí, cómo lo va a hacer con una multinacional con sede en Missouri”. El diputado socialista Julio Torrado dijo que “se ve al conselleiro muy contento con la venta”, preguntó como se garantiza el empleo dado que nadie tiene acceso al concierto y exigió un auditoría de Povisa. La parlamentaria del Grupo Común da Esquerda Eva Solla acusó a la Xunta de no garantizar “ni la sanidad pública ni el empleo, tan solo el negocio de las empresas”, y preguntó al conselleiro “dónde estaba cuando la plantilla hacía una huelga de hambre por el ERE”.