Vigo

La Guardia Civil localiza un almacén clandestino de venta de carne en Coia

Vigo

vigo

La Guardia Civil localiza un almacén clandestino de venta de carne en Coia

Así era el almacén clandestino localizado por la calle Camiño Figueirido, sin condiciones higiénicas y con carne esparcida. En el recuadro, el exterior.
photo_cameraAsí era el almacén clandestino localizado por la calle Camiño Figueirido, sin condiciones higiénicas y con carne esparcida. En el recuadro, el exterior.

La investigación descubrió que su propietario abastecía con productos a unos 20 restaurantes de Vigo y área 

 La Guardia Civil localizó en Vigo un local clandestino de venta y elaboración de productos cárnicos que abastecía a un importante número de establecimientos comerciales del área metropolitana de la ciudad. A resultas fue detenido el pasado día 4 el titular del almacén, José Manuel C.F.
Las investigaciones llevadas a cabo por efectivos del Equipo de Policía Judicial de Tui se iniciaron el pasado mes de mayo a raíz de la detención de un empleado de una conocida empresa cárnica de O Porriño, acusado de un delito continuado de hurto de carne.
Las pesquisas realizadas por la Guardia Civil para conocer el destino de la carne que este empleado venía detrayendo de su empresa, desde hacía un año aproximadamente, llevó a los investigadores hasta Vigo donde localizaron un almacén clandestino dedicado a la venta y elaboración de productos cárnicos que distribuía a minoristas y al menos a una veintena de restaurantes de la ciudad y su zona metropolitana. El almacén se encuentra situado en el Camiño Figueirido, un estrecho vial situado entre Coia y Florida, cerca del centro de salud del populoso barrio vigués.
En la inspección del local llevada a cabo por la Guardia Civil y personal técnico del los servicios sanitarios de la Xunta, se pudo constatar que tanto las instalaciones como la maquinaria presentaban unas deficientes condiciones higiénico-sanitarias para la manipulación de este tipo de productos. La Guardia Civil destaca que todos ellos entraban en el mercado alimenticio de forma totalmente ilegal, sin los prevenidos controles de sanidad y con evidente riesgo para la salud de los consumidores. Se procedió a la inmovilización y precinto de unos mil kilos de carne aproximadamente.  n

Más en Vigo
Comentarios