Alicia Alonso llega a la ciudad con el ritmo ‘Para Vigo me voy’

Alicia Alonso, directora del Ballet Nacional de Cuba, posó ayer, a sus 88 años, en el Caixanova. foto: lydia miranda.
Guillermo Brea, director de la Obra Social Caixanova recibió ayer a Alicia Alonso, directora del Ballet Nacional de Cuba, y a su marido, Pedro Simón, que presentaron ante los medios de comunicación ‘Giselle’, la pieza del Romanticismo que la compañía representará mañana en el Centro Cultural.
‘Es la estrella de una estirpe de bailarinas únicas, legendarias e irrepetibles, que convirtió al Ballet Nacional de Cuba en uno de los más prestigiosos del mundo’. Así presentó ayer Guillermo Brea a Alicia Alonso, en la presentación oficial de ‘Giselle’, la obra romántica que se represantará mañana, a las 20.30 horas, en el teatro del Centro Cultural Caixanova. Mayor, delicada, con serios problemas de visión y de movilidad, pero conservando la gracilidad propia de una bailarina, Alicia Alonso se presentó en la rueda de prensa arreglada con suma coquetería, con sus inseparables gafas de sol para proteger los ojos y la característica pañoleta sobre la cabeza. ‘Estoy encantada de estar aquí y cuando venía en el avión no paraba de pensar en la canción ‘Para Vigo me voy’, una melodía muy popular en Cuba y que me gusta mucho’, afirmó Alonso, tras disculparse por llegar tarde a la comparecencia ante los medios: ‘La culpa la tengo yo que soy lenta, lenta y lo cierto es que fue un viaje largo desde Cuba’. Preguntada por la aportación de la compañía cubana a la danza, Alicia Alonso señaló como elementos diferenciadores del ballet que dirige desde hace 61 años: ‘El trabajo físico en el que reforzamos el aspecto muscular; distinguimos el baile del hombre y de la mujer; musicalmente, seguimos el ritmo consiguiendo una sensación aérea y de ligereza, ya que los pies siguen la música, mientras que la cabeza y los brazos van con la melodía; y por último, nuestra forma de bailar tiene algo de sensual, sobre el escenario sale el carácter latino, no lo podemos evitar’. Asimismo, Alonso recalcó la importancia de la enseñanza del baile clásico para enfrentarse a cualquier repertorio: ‘Hubo dos casos que me sorprendieron y que demuestran que es un ejercicio muy completo; en México, un torero me confesó que iba a clases de ballet porque los movimientos le ayudaban a coger las posiciones, y un boxeador me contó que practicaba el ballet para desplazarse más rápido’. La Prima Ballerina Assoluta, título honorífico que se ganó a pulso, descubrió en el baile clásico una verdadera pasión: ‘Lo cierto es que lo primero que aprendí a bailar en mi vida fueron sevillanas durante un viaje a España con mis padres; volví loca a mi familia con las castañuelas pero logre controlarlas’. Sin embargo, a su regreso a Cuba Alicia Alonso recibió su primera clase de ballet con 9 años: ‘Me dije ‘esto es lo que me gusta a mí’ y hasta ahora, el ballet se convirtió en mi vida’.

‘Giselle’, un compendio de técnica, estilo y pantomima

La obra que el Ballet Nacional de Cuba representará en Vigo, ‘Giselle’, es una obra muy especial para su directora Alicia Alonso, ya que ‘con esta pieza conseguí llegar a ser primera bailarina; hay que tener técnica, estilo y una pantomima grande para poder interpretarla’, sostuvo Alonso. La Prima Ballerina Assoluta recomendó esta obra para todos los públicos: ‘No hay edad para disfrutar el ballet, es un momento para descansar la mente y vivir otra realidad’. Alicia Alonso la calificó como una pieza ‘muy linda, refrescante, poética y con un segundo acto ligero y vaporoso’. ‘La representación que realiza el Ballet Nacional es el resultado de un fuerte y largo trabajo que Alicia Alonso ha realizado con esta obra para quitarle todos los agregados adquiridos a lo largo de los años’, afirmó Pedro Simón, director general del Museo de Danza de Cuba y señaló que ‘la versión de Giselle con la que se encontrará el espectador es una obra de puro estilo romántico, pero adaptada a la lógica y el dinamismo del público contemporáneo’. Simón coincidió con la directora del Ballet en que ‘es difícil lograr que toda una compañía baile vaporosamente, sin peso’.

Te puede interesar