Atlántico

VIGO

Adiós al 'veroño', llega el otoño

El buen tiempo pasará a la historia a partir de este fin de semana con la llegada de un frente cargado de viento y lluvia que afectaría incluso al mar. El "veroño" todavía marcaba ayer 29 grados en Ourense y 24 cerca de Vigo.
Si las previsiones se cumplen, y todo va acorde a la estación, llega el frío y con ello los magostos y las castañas, como la que se puede ver en la foto, ayer instalada ante la Farola de Urzaiz. Y con éxito de ventas incluso a 21 grados.
Si las previsiones se cumplen, y todo va acorde a la estación, llega el frío y con ello los magostos y las castañas, como la que se puede ver en la foto, ayer instalada ante la Farola de Urzaiz. Y con éxito de ventas incluso a 21 grados.
Adiós al 'veroño', llega el otoño
Algunas de las celebraciones previstas para este fin de semana al aire libre se celebrarán finalmente a cubierto, como ha pasado con la prueba del triatlon, última competición de  Depo Desafío, que se iba a desarrollar en Samil este domingo y que ha sido anulada tras la advertencia de la Capitanía Marítima viguesa sobre el estado de la mar. Lo mismo ha pasado con la fiesta de la Hispanidad, en Baiona, que ha sido trasladada al Parador ante el temor al mal tiempo generalizado, con viento y lluvia. Y otro tanto sucede en Chandebrito, en Nigrán, con la conmemoración de los dos años de los incendios que asolaron la parroquia y todo el entorno, en un octubre con temperaturas muy por encima de lo normal. 
Y todo ello porque todos los pronósticos coinciden en que ayer viernes fue el último día de “veroño” y que a partir de ahora llega el otoño auténtico, con todas sus consecuencias aunque como todos tendrá variaciones térmicas. El temporal entra por el Cantábrico, donde más se sufrirá el frente que llega, pero tocará a todas partes. La influencia del anticiclón de las Azores decae ante la poderosa borrasca que avanza desde el Norte de Europa con lluvias y viento. 
Para 'celebrarlo' desde hoy las temperaturas máximas caen entre cuatro y seis grados, pasando de 21 o 22 que se han marcado esta semana, a menos de 18, con las mínimas a punto de caer de las dos cifras. Ayer, Vigo marcó todavía 21 grados, primaverales y hasta 26 en puntos del área metropolitana como Ponteareas o Tui, en tanto que varios municipios de la provincia de Ourense se acercaron a los 29 de verano, e incluso la capital rondó los 28. Pero el otoño ha llegado definitivamente para quedarse.
Este lunes, si Meteogalicia acierta, Vigo amanecerá con nueve grados y lluvias, que comenzarían desde hoy mismo para arreciar el domingo y los días sucesivos. La agencia gallega pronostica que para los próximos días habrá una alternancia de períodos de cielos muy nublados con otros de nubes y claros, aunque de forma ocasional también estarán despejados. En el mar podrían producirse problemas, como ya alertó la Capitanía Marítima, así que incluso está en el aire el último fin de semana regular de viajes a las Cíes: el domingo está previsto el último traslado a las islas desde Vigo por Nabia, que sigue a diario, y a partir de entonces las travesías se realizarán de forma puntual, los fines de semana, en función del tiempo y otras circunstancias. 
En todo caso, llegará la lluvia durante al menos tres días consecutivos, lo que supondrá un alivio para los embalses: pese a que los dos de Vigo están en buenas condiciones -Eiras por encima del 70 y Zamáns del 60 por ciento de su capacidad- la acumulación de meses con lluvias escasas están comenzando a vaciar ambas presas. De hecho, el Concello vigués mantiene el baldeo de calles en días alternos para evitar despilfarros. Septiembre ha estado por encima del mismo mes del año anterior pero por debajo de la media. n