Atlántico

VIGO

240 pacientes se formaron en la Escuela de la Espalda

Funciona en el centro de salud de Navia y este año abre en Nicolás Peña

La fsioterapeuta Rosario Gonda, con una paciente, dirige la escuela de la espalda de Navia.
La fsioterapeuta Rosario Gonda, con una paciente, dirige la escuela de la espalda de Navia.
240 pacientes se formaron en la Escuela de la Espalda

El dolor de espalda es el motivo de consulta más frecuente en Atención Primaria, solo por detrás de los procesos respiratorios agudos, y es también una de las causas más comunes de baja laboral. El 80 por ciento de la población tuvo o tendrá dolor de espalda a lo largo de su vida. Debido a esto, el Sergas promueve escuelas de la espalda en las unidades de fisioterapia de los centros de salud. En Vigo la pionera fue la escuela de la espalda del centro de salud de Navia, que abrió en septiembre de 2012 y que atendió hasta la fecha a unos 240 pacientes. La dirige Rosario Gonda y da clase todos los lunes y miércoles a las nueve de la mañana para grupos de diez personas. Ahora iniciaron un curso específico dirigido al personal del propio centro de salud.
Después de Navia, abrió una escuela el centro de salud de Lavadores y este mismo año se creará otra en el Nicolás Peña, que por las tardes tiene fisioterapeutas de Atención Primaria. Son los tres centros sanitarios de la ciudad que disponen de estos profesionales  y cada uno de ellos recibe a pacientes de varios centros de salud, por ejemplo el de Navia asume a su población y a la de los centros de Beiramar, Casco Vello, Coia, Sárdoma, Bembrive y Coruxo.  En el área sanitaria viguesa también hay iniciativas similares  en los centros de salud de Moaña, Ponteareas y Redondela.
El perfil más habitual del los pacientes que acuden a la escuela de la espalda son trabajadores de entre 30 y 65 años, con dolores de espalda o que ya han tenido un episodio de dolor de espalda o algún problema como una protrusión discal. Las lumbalgias y las cervicobraquialgias son los problemas más frecuentes, según explica Rosario Gonda, y afecta en mayor medida a determinadas profesiones como conductores, enfermeros, trabajos que obligan a coger peso o que son muy sedentarios o de oficina
En la escuela se enseña cómo es la columna vertebral porque “está comprobado que cuanto más sabe uno de algo mejor puede prevenir” y se ofrecen tablas de ejercicios, “no damos solo una hojita con lo que hay que hacer, los ejercicios hay que verlos, corregirlos y supervisarlos hasta que la persona aprenda porque si no se hace bien puede ser perjudicial ”. También informan de las posturas para dormir, para desperezarse por las mañanas y en general para todo el día. “Sobre todo no hay que estar demasiado tiempo sentado, cada hora hay que levantarse y caminar. A los conductores de autobús les decimos que aprovechen los cinco minutos de descanso para pasear en vez de ir a tomar un café para que el disco intervertebral se hidrate y disminuya la presión”, informa Rosario Gonda. A mayores les proporcionan unas pautas para tener un buen estado de salud con una información general sobre la alimentación o sobre el hábito de fumar que “también perjudica a la espalda porque produce tos y con la tos hay presiones sobre los discos intervertebrales y las vértebras, y porque la nicotina destruye la vitamina C necesaria para la absorción del calcio y la osteoporosis  afecta a la columna vertebral”.