Atlántico

VIGO

236 médicos de familia se formaron en Vigo en 12 años

La Unidad Docente Multidisciplinar de Primaria es la mayor de Galicia con 24 plazas este año

Clara González, María Victoria Martín y Ana Clavería, en la sede de Rosalía Castro.
Clara González, María Victoria Martín y Ana Clavería, en la sede de Rosalía Castro.
236 médicos de familia se formaron en Vigo en 12 años

 La Unidad Docente Multidisciplinar de Atención Familiar y Comunitaria del área sanitaria de Vigo es la mayor de Galicia, con una oferta de 24 plazas este año para formar a los residentes.
 De sus aulas salieron 236 médicos ‘de cabecera’ en los últimos doce años y otros 22 profesionales de Enfermería Familiar y Comunitaria desde 2015, el año en el qeu nació esta especialidad.
En el área sanitaria de Vigo hay 9 centros de salud acreditados por el Ministerio de Sanidad para impartir docencia, con un total de 39 tutores principales, a los que se suman otros 28 médicos docentes de los PAC (las Urgencias de Primaria) y otros 6 que trabajan en los seis consultorios rurales en los que también deben formarse. Los tutores no cobran por ello ni tienen reconocimiento curricular, aunque esto último podría cambiar a petición de los colegios médicos.

los “House” de Primaria
Los centros de salud que tienen acreditación docente son los de Sárdoma, Bembrive, Colmeiro, Matamá, Teis, Porriño, Redondela, Valmiñor y Gondomar. Pero los residentes no se quedan solo ahí, sino que también realizan formación complementaria (200 horas de talleres, cursos y otras actividades) y pasan mucho tiempo en el hospital al hacer rotaciones por las distintas especialidades. Ellos son como el “House” de Primaria (la serie protagonizada por un internista) porque es una especialidad compleja que requiere una visión integral del paciente pero con un trato mucho más cercano. “Además de los conocimientos científicos y técnicos, esta especialidad tiene un aspecto de cerebro derecho, te tiene que gustar el trato con la gente”, explica la jefa de estudios, María Victoria Martín Miguel.
 Desde la perspectiva de un médico de familia, un paciente no es un problema biológico, un hígado o un corazón, sino “un todo integrado por aspectos físicos, psíquicos y sociales vinculados a un contexto familiar y social concreto”. Atienden a sus pacientes toda la vida, en la consulta o a domicilio, y no se ocupan solo de curar la enfermedad o el síntoma, sino que hacen prevención, atienden a situaciones de recuperación y rehabilitación y en el proceso final de la vida.
Para María Victoria Martín, el handicap es el “desconocimiento” que los alumnos de Medicina tiene de esta especialidad, ya que “no suele impartirse como asignatura  obligatoria en las universidades, aunque ese desconocimiento se va minimizando gracias a las prácticas obligatorias (6º de rotatorio incluye 3 semanas de rotación en Primaria) y las que voluntariamente puedan realizar en periodo no lectivo”. Por ello, ve “fundamental” dar más  importancia a esta especialidad ya desde la carrera.n