Vigo

20 pacientes con ictus mejoran de sus secuelas en Povisa

Vigo

vigo

20 pacientes con ictus mejoran de sus secuelas en Povisa

Los pacientes acuden al gimnasio para tratar de mejorar su autonomía personal.
photo_camera Los pacientes acuden al gimnasio para tratar de mejorar su autonomía personal.

El Servicio de Rehabilitación cuenta con fisioterapia, logopedia y terapia ocupacional

 En Galicia se producen 7.000 casos nuevos de ictus al año. Es una de las primeras causas de muerte en la Comunidad Autónoma y es la primera causa de discapacidad permanente en adultos.


 Si la rapidez en el tratamiento es crucial para salvar vidas, también lo es la rehabilitación posterior para mejorar la calidad de vida del paciente que queda con secuelas (entre un 60% y un 80% del total).


El Servicio de Rehabilitación de Povisa atiende a 400 pacientes diarios, 20 de ellos con ictus, con cifras de este mes. Povisa tiene un protocolo por el que se establece una interconsulta con Rehabilitación a las 24 o 48 horas desde que llega un paciente con ictus.


Las secuelas pueden ser motoras (pérdida de fuerza, de equilibrio, imposibilidad de manejar la mitad del cuerpo) o cognitivas (desde lenguaje alterado a fallos en la memoria y en la orientación). Rehabilitación cuenta con tres áreas distintas, logopedia, fisioterapia y terapia ocupacional, algo que no es habitual en muchos hospitales. 


En las primeras horas la logopeda valora si el paciente tiene capacidad de tragar o si hay riesgo de atragantamiento (entre un 30% o un 40% tienen disfagia) siguiendo un protocolo instaurado en los últimos años. Le sigue el fisioterapeuta que empieza a trabajar en planta si es necesario y después en el gimnasio para recuperar la fuerza o la rigidez que puede bloquear las articulaciones. En pacientes con un nivel de conciencia muy disminuido la rehabilitación se pospone. Por último, el terapeuta ocupacional, que suele empezar de forma ambulatoria, se ocupa de ganalizar la ganancia que obtuvo el paciente con la fisioterapia y transformarlo en funcionalidad de tal forma que a medida que va cogiendo fuerza y coordinación pueda volver a vestirse, comer solo, cocinar y recuperar las habilidades de la vida diaria.


 “El ictus provoca que una persona con una vida autónoma pase a ser dependiente. Cambia su vida y la de todos sus familiares. Nosotros tenemos una ventana como de seis meses para sacarle el máximo rendimiento posible, para minimizar sus secuelas y hacer que esa persona sea lo más autónoma posible”, explica el jefe de Rehabilitación, Miguel Ángel López. 

Más de cien videos educativos y un brazo robótico

El Servicio de Rehabilitación de Povisa participa del espíritu de innovación permanente de este hospital con varias iniciativas. Por un lado participa en el diseño de un robot para la  rehabilitación de personas con daño cerebral, que complementará el trabajo de los profesionales sanitarios para lograr que el paciente vuelva a realizar tareas de la vida cotidiana. Povisa espera probar el primer prototipo con pacientes el próximo año.  El proyecto está liderado por Balidea, empresa del sector TIC que desarrolla e integra software en entornos sanitarios, y además de Povisa forman parte del consorcio el centro tecnológico AIMEN; DGH, ingeniería de desarrollo de soluciones robotizadas a nivel industrial; FICCIÓN, empresa dedicada a la producción audiovisual y al diseño de entorno visuales; e i3Te, ingeniería de desarrollo de soluciones para adquisición simultánea de señales.


Por otro lado, trabajan en otras iniciativas más básicas pero que son muy útiles para los pacientes que se van de alta y en general para todo el público . Se trata de la grabación de más de cien vídeos educativos para mostrar cómo se debe manejar en el domicilio a un pacientes que ha sufrido un ictus, desde levantarse de una silla a transferirlo a una cama, vestirlo, asearlo y muchas otras tareas. Algunos ya están en Youtube (se puede acceder a través de la web del hospital). Médicos, fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales elaboran un guión y grabanen un ahabitación del hospital  con pacientes reales de ictus  que se ofrecen voluntarios. Crearon además un buzón en Rehabilitación para resolver dudas de los pacientes sobre la interpretación de los vídeos que se responden al día siguiente. 
 

Más en Vigo
Comentarios