Atlántico

JOSÉ MARÍA LAMAS JEFE DE NEFROLOGÍA DEL COMPLEJO HOSPITALARIO VIGUÉS

“El 13% de la población tiene algún grado de insuficiencia renal y gran parte no lo sabe”

n n n  Un 13% de la población del área sanitaria de Vigo padece algún grado de insuficiencia renal y una gran parte lo desconoce.

El nefrólogo José María Lamas, en el Cunqueiro.
El nefrólogo José María Lamas, en el Cunqueiro.
“El 13% de la población tiene algún grado de insuficiencia renal y gran parte no lo sabe”

Es el procentaje que estima el servicio de Nefrología del Complejo Hospitalario Vigués, que ayer celebró el Día Mundial del Riñón. El Cunqueiro acogió una mesa informativa de la asociación Alcer en la que se hicieron pruebas de salud y se ofrecieron consejos, y a mediodía se celebró una sesión clínica en la  que el jefe de Nefrología de A Coruña habló del trasplante renal. Los especialistas destacan que la prevención y el diagnóstico precoz  de esta patología es fundamental.

¿Qué recomendaciones daría?
Nuestra recomendación es que a partir de los 50 años de edad debería realizarse un control de tensión arterial y consultar al médico de familia, especialmente en caso de hipertensión, diabetes u obesidad para realizar una valoración global de riesgo cardiovascular, que ya incluye la evaluación de una posible insuficiencia renal crónica oculta.

¿A cuántos pacientes tratan?
El Servicio de Nefrología  trató en el último año una media de 552 pacienes con insuficiencia renal crónica avanzada, una cifra ligeramente superior a la de años anteriores. Si atendemos al número de habitantes del área sanitaria, nos movemos en porcentajes muy similares a la media española. En el último año creció en  56 el número de pacientes atendidos.

¿Cuáles son los tratamientos que realizan en el Cunqueiro?
De los 552 pacientes, 239 se sometieron a diálisis en las dependencias del Complejo Hospitalario, otros 36 recibieron tratamiento de diálisis peritoneal y los 277 pacientes restantes recibieron los cuidados propios del seguimiento tras un trasplante de riñón.

En julio del año pasado introdujeron por primera vez en Galicia la digitalización completa del proceso de hemodiálisis. ¿Qué ventajas tiene?
Este avance tecnológico posibilitó el acceso a la información y el control del tratamiento de todos los pacientes en hemodiálisis, y exportar los datos de interés del tratamiento a la historia clínica electrónica de diálisis del paciente. Lo más significativo de este avance tecnológico es el aporte de una mayor seguridad en todo el proceso, ya que al pautar digitalmente el tratamiento  se eliminan posibles errores en su transcripción y apicaqción. Además, facilitar el trabajo del personal de enfermería, porque antes tenía que introducir  manualmente el registro de los datos durante la sesión y posteriormente  introducirlos en el programa de gestión mientras que ahora quedan registrado automáticamente.
 

¿Cuántos pacientes de los que atienden están trasplantados?
Del total de pacientes con insuficiencia renal avanzada, al borde de la diálisis o con la diálisis, el 50%.  De la otra mitad, un 13% o un 15% son candidatos al trasplante, el resto no por la edad o por la morbilidad que tienen y que hace que esté contraindicado.

¿Se hace más trasplante renal de donante vivo ahora?
Es el mejor trasplante, no nos quejamos. En los últimos años estamos intentando que la población lo conozca y hay más, aunque no todos los que desearíamos. Si tienen un donante posible lo evaluamos y vemos si es posible.

¿Se puede vivir con un riñón?
Perfectamente, hay muchos estudios que así lo demuestran. Antes de hacerlo, el donante se hace un chequeo exhaustivo para ver si no tiene contraindicaciones presentes y futuras. No tienen ningún problema y si lo hay es anecdótico.

¿El Álvaro Cunqueiro tiene la misma oferta que el resto de los hospitales?
La Nefrología está bien desarrollada entre los hospitales de España en general. El hecho diferencial es si tenemos trasplante renal o no. Aquí por razones históricas no lo hay, pero por el volumen de pacientes y la tecnología de la que disponemos podríamos empezar a pensar en tenerlo. Hasta ahora resolvemos bien el problema, sobre todo gracias al Complejo Hospitalario de A Coruña, pero habría que reconsiderarlo. Podríamos hacer trasplante renal para facilitar las cosas al paciente y para acercar los tratamientos al domicilio del pacietne y su familia, y que no tenga que desplazarse a 150 kilómetros.