Éxito de la Fórmula universitaria

De 10 en la ‘endurance’ de Montmeló

Los miembros de la escudería universitaria se dejaron la piel en la competición celebrada estos días en Montmeló.
photo_camera Los miembros de la escudería universitaria se dejaron la piel en la competición celebrada estos días en Montmeló.
La escudería de la Universidad de Vigo completó una de las pruebas más exigentes de la Formula Student, a la que solo llegan la mitad de los participantes,  y se mostró orgullosa del comportamiento del monoplaza

 La escudería de la Universidad de Vigo quedó en el décimo puesto en una de las pruebas más exigentes de la Formula Student Spain, que se disputó hace unos días en el circuito catalán de Montmeló. Se trata de la famosa “endurance” que solo logran acabar el 50% de los equipos que llegan a ella y que consiste en rodar 22 kilómetros en un circuito poniendo así a prueba la fiabilidad del monoplaza. El año pasado había sido el primero en el que la UVigo pudo completar la “endurance” en la Formula Student y la noticia de este año es que lo consiguieron con buena nota y tras superar numerosas dificultades. “Fue impresionante”. El gran protagonista es el coche, diseñado por todo el equipo, y por eso se corre con dos pilotos: Lorenzo Rivera hizo los 11 primeros kilómetros y Pablo Román los 11 siguientes.
La escudería viguesa tuvo que sortear una dificultad más tras completar la “endurance”. Los jueces  evalúan el coche antes y después de la carrera y en este segundo chequeo se produjo un incidente que por poco los aparta de la clasificación. Al parecer, un miembro del  equipo tocó el carbono y desconectó sin querer un sensor. El equipo tuvo que demostrar que ese sensor había funcionado durante la carrera, una tarea que les llevó tres horas. “Fue una tarde de angustia, de correr, de comprobaciones, de buscar formas para demostrar los porqués. Al final conseguimos justificarlo, lo comprendieron y dijeron que no había ningún problema. Es unacompetición de Ingeniería, no vale cualquier cosa, por eso hay mucha normativa”, explicó el portavoz, Manuel Diz. Se trata de una alumno de la Escuela de Teleco que participaba por primera vez en la escudería y que piensa repetir el próximo curso. Como experiencia tras su paso este verano por los circuitos alemán y español, aprendió  que “hay que tener paciencia a la hora de hacer las cosas, no correr, y controlar más el tiempo. No falló el coche, sino nosotros a la hora de tener las cosas en un tiempo determinado. En España nos fue mucho mejor que en Alemania y vimos también más compañerismo”.
El equipo no llegó a tiempo de realizar dos pruebas, el skidpad y el acceleration, por los problemas que tuvo que solventar sobre la marcha con un dispositivo del vehículo.  De haberlas disputado están convencidos de que hubieran quedado más arriba en la clasificación general, en la que quedaron en el 15. Los alumnos ya están en Vigo mientras que el vehículo aún estaba viajando desde Barcelona.

El monoplaza vigués en el box de Carlos Sainz.

El monoplaza vigués en el box de Carlos Sainz.

Te puede interesar