Val Miñor

El ruido de obras en verano desata quejas en Nigrán

Val Miñor

val miñor

El ruido de obras en verano desata quejas en Nigrán

Obras de construcción de una urbanización de chalés que actualmente están en curso en NIgrán.
photo_cameraObras de construcción de una urbanización de chalés que actualmente están en curso en NIgrán.
Existen multitud de municipios que regulan la actividad en julio y agosto para que no interfiera con el descanso de turistas
nnn Temperaturas agradables, sol, naturaleza con unas instantáneas envidiables, buena gastronomía, una oferta de ocio relativamente amplia, la cercanía a una ciudad dotada de todo tipo de servicios o descanso y relax son algunos de los ingredientes que hacen de Nigrán el destino de vacaciones favorito para cientos de visitantes que año tras año acuden a la localidad para desconectar de su ajetreo cotidiano. 
Sin embargo para muchos otros el mundo sigue girando mientras desarrollan sus actividades productivas, comerciales o industriales con rutinas en las que el ruido y las vibraciones no pasan inadvertidas. Este hecho es el que denuncian varios vecinos y propietarios de segundas residencias del municipio en donde aseguran que la contaminación acústica a consecuencia de algunas de las obras en marcha choca de bruces con la tranquilidad que a menudo se asocia a las localidades turísticas, sobre todo durante las primeras horas del día. Pese a que la ordenanza local limita la actividad entre las 8 y las 22 horas, en este sentido indican que una flexibilización en los horarios del inicio de cualquier actividad que resulte 'aparatosa' desde el punto de vista auditivo les ayudaría en gran medida a conciliar sus intereses con el resto.
Aunque resulte chocante, no son pocos los municipios que cuentan con normas o incluso bandos que regulan o que van más allá prohibiendo las obras total o parcialmente durante los meses de julio y agosto, sobre todo en pueblos y localidades cuyo principal motor económico es el turismo y casi todos localizados en la costa valenciana. La densidad demográfica en Nigrán durante la temporada alta se multiplica por tres e incluso por cuatro pasando de algo más de los 17.000 habitantes que residen en la localidad durante todo el año a 50.000, y este hecho es determinante para que el municipio sea considerado como turístico.
Uno de los casos más llamativos en esta materia es el del municipio  de Andratx, Mallorca, que restringe el uso de maquinaria trituradora de hormigón, martillos picadores de mano e hidráulicos y perforadoras o lo que es lo mismo, imposibilita el inicio de cualquier obra nueva durante ese periodo pero si la consecución de las mismas dentro de los horarios establecidos. La puesta en práctica de esta medida provocó que la Asociación de Constructores de Baleares interpusiese una denuncia que resultó a su favor en el Tribunal Superior de Justicia, aunque más tarde el Supremo dio la razón al recurso de casación realizado por la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca que no prohíbe las construcción en sí, sino más bien la primera parte del proceso. Este hecho demuestra que aunque para muchos resulte incomprensible, la limitación de algunas actividades que interfieran con la tranquilidad o el descanso de los turistas se ajusta a derecho y cuenta con jurisprudencia. En Jávea, Alicante, su alcalde emite un bando aplicable a temporada alta en la que sólo permite la ejecución de obras entre las 9 y 20 horas, tres menos que en Nigrán. En Denia se sirven de la misma fórmula aunque solo aplicable a la hora de la siesta, y en Benidorm una ordenanza las prohíbe entre julio y agosto aunque aquí existen excepciones aplicadas sobre todo en la zona de poniente más alejada de complejos hoteleros. n   

Más en Val Miñor
Comentarios