Val Miñor

La reactivación urbanística continúa al alza en Nigrán

Val Miñor

VAL MIÑOR

La reactivación urbanística continúa al alza en Nigrán

Los operarios colocaron ayer mismo el panel informativo en rúa Cantábrico para levantar una vivienda colectiva.
photo_cameraLos operarios colocaron ayer mismo el panel informativo en rúa Cantábrico para levantar una vivienda colectiva.
Comienzan las obras de un edificio en el centro y conceden la licencia a otro en Playa América
nnn Nigrán acaba de conceder una licencia municipal de obra de vivienda colectiva para la construcción de un bloque de seis apartamentos y un ático en la rúa Cantábrico, un inmueble situado en pleno centro que contará con un bajo, dos plantas, trasteros y plazas de garaje. En total más de mil metros cuadrados sobre una superficie de 395 de planta que en otro contexto no tendría mayor relevancia, sin embargo aquí es un indicador de que la dinámica de desestancamiento urbanístico se mantiene al alza. 
Un cambio  iniciado en 2019 con la concesión de dos grandes áreas residenciales, una en la avenida Val Miñor y otra en la rúa Vilameán que en total sumarán 86 viviendas pero con la peculiaridad de que esta última es la primera autorización colectiva completamente nueva que se concede al menos en los últimos diez años. Si bien es cierto que en 2019 este diario publicaba que Nigrán dio luz verde a sus dos primeras grandes áreas residenciales desde 2007, cabe destacar que la relativa al bloque de viviendas correspondía a un expediente ya existente. 
Además el lunes pasado  acaban de dar el visto bueno en junta de gobierno al levantamiento de otro inmueble de cuatro apartamentos la rúa Concordia, Playa América, en un solar que estuvo ocupado durante décadas por una estructura que nunca se llegó a finalizar. El alcalde Juan González  mostró cautela en cuanto a la afirmación rotunda de que la reactivación en el sector de la construcción en Nigrán ya es un hecho, aunque admitió que en los últimos meses están revisando  solicitudes para el levantamiento de chalets y casas unifamiliares prácticamente  todas las semanas. "Si que es cierto que estamos detectando más movimiento de lo habitual tanto en las zonas de costa como en núcleos localizados  hacia el interior", explicó. En esta línea González añadió que Porto do Molle está funcionando como un catalizador del sector en el municipio al existir "mucha gente que viene a trabajar al parque empresarial, otra que traslada aquí su residencia en régimen de alquiler, mientras que también hay quién construye o compra viviendas ya existentes". Así pues al flujo de personas, a la generación de puestos de trabajo y a la sensación de confianza se suma el contexto en el que se encuentra la localidad miñorana caracterizada por la afluencia de cantidades ingentes de visitantes que todos los veranos acuden a disfrutar de la gastronomía y playas locales, o al menos así lo cree el regidor que confía en que la tendencia se mantenga. Otro de los caballos de batalla que marcará el boom en cuanto a crecimiento se refiere es el Plan de Urbanismo, orientado a establecer unas pautas de ordenación del suelo de aquí a los próximos años. Sin embargo su aprobación definitiva ya es otro cantar, y mientras no llega el gobierno local aguarda a que entre en vigor la modificación de las normas subsidiarias que abrirá las puertas a la rehabilitación de viviendas, sobre todo en suelo rural, que según explicaron se producirá de manera inminente. n      

Más en Val Miñor
Comentarios