Val Miñor

Nigrán actúa de urgencia en un acceso erosionado por el mar

Val Miñor

val miñor

Nigrán actúa de urgencia en un acceso erosionado por el mar

Una pareja de operarios trabaja sobre el muro para subsanar las deficiencias estructurales detectadas.
photo_cameraUna pareja de operarios trabaja sobre el muro para subsanar las deficiencias estructurales detectadas.
Se trata del primer tramo del camiño Area Fofa cuyo muro está expuesto al oleaje
 Nigrán actúa sobre el camiño de Area Fofa tras constatar hundimientos en el firme y que podrían desembocar en el hundimiento del acceso. Se trata del primer tramo cuyo muro de contención orientado a la playa de A Madorra se encuentra expuesto a las erosiones del mar, sobre todo cuando coinciden mareas vivas con pleamar. 
El constante golpeteo de las ondas contra la construcción provoca que poco a poco su cimentación compuesta principalmente por tierra y escombro se vaya ahuecando, lo que provoca el hundimiento paulatino de la calzada. Precisamente y tras detectar los primeros signos de desgaste, el Concello envió a una brigada de operarios que ya desmontaron el punto más afectado para comenzar con las reparaciones. Por el momento procedieron a sellar la parte más baja asentada sobre la arena con cemento y al montaje posterior de las piedras de granito que conforman la cara externa del muro, que una vez esté recolocado procederán al relleno de la parte interna con hormigón para evitar que este fenómeno se repita. Asimismo repetirán la operación en otra zona anexa que también muestra signos de hundimiento por el mismo motivo. 
El alcalde de Nigrán, Juan González, explicó a Atlántico que las actuaciones aunque son preventivas se están llevando a cabo de urgencia para evitar que se repita  un desprendimiento parcial del camino tal y como pasó en 2014. Cuenta con que la reparación esté rematada de aquí en una semana. "Comenzamos ahora aprovechando la transición del verano y esperamos que el problema quede zanjado definitivamente", añade. Se trata de una problemática muy común que ocurre cuando se gana espacio al mar, en momentos climatología adversa el nivel del agua invade las construcciones tanto por fuera como por dentro provocando una erosión y el ahuecamiento de la misma por efecto arrastre. Precisamente el fenómeno más inmediato en la comarca es el ocurrido en el paseo de Sabarís, sobre el estuario de A Foz a finales de 2018. El desplome aquí se produjo a lo largo de más de 20 metros después de que el conjunto llevase más de un año mostrando signos de fatiga estructural. En la actualidad la construcción está vallada y con el acceso restringido a la espera de que Costas acometa la reparación que en total supera los dos millones de euros.
Pero si hay que hablar de casos similares acontecidos en la comarca este es el relativo al hundimiento del paseo marítimo de Panxón, ocurrido en septiembre de 2013. Aquí sin motivo aparente el firme de losetas se tragó literalmente a una máquina limpiadora que aunque no se precipito en su interior quedo colgada mientras estaba siendo manejada por un operario en el tramo comprendido entre el restaurante Eladio y el complejo de Dunas de Gaifar. El boquete que se formó tenía varios metros de diámetro provocando una estampa cuanto menos singular. 

Más en Val Miñor
Comentarios