Val Miñor

La falta de limpieza castiga a Nigrán

Val Miñor

val miñor

La falta de limpieza castiga a Nigrán

Las deficiencias se ceban con el servicio de recogida selectiva y el de sólidos urbanos sobre todo los fines de semana. Rúa do Faro, ayer.
photo_cameraLas deficiencias se ceban con el servicio de recogida selectiva y el de sólidos urbanos sobre todo los fines de semana. Rúa do Faro, ayer.
La basura se acumula en calles sin limpiar y el estado de muchos contenedores en varios puntos  desatan las quejas de usuarios por la proliferación de residuos, que se agrava durante el verano con más población   
nnn Con la llegada de la temporada alta de verano la historia se repite en Nigrán y las calles sin limpiar y  acumulación de residuos en los contenedores se convierte en algo recurrente. Además este contexto se traslada a diferentes calles del municipio como en el entorno de Rúa de Bernardo Vázquez y alrededores, situado a escasos metros de Playa América, en donde la maleza asoma entre las juntas del enlosetado de aceras. 
Así en la mañana de ayer   este diario constató que los contenedores que salen peor parados en este aspecto son los destinados a recogida selectiva con cartones que desbordan literalmente de los mismos lo que provoca la acumulación de bolsas a su alrededor, o que el domingo no se realice recogida de Residuos Sólidos Urbanos dando una imagen de suciedad a última hora, sobre todo en las zonas de primera línea. 
Son numerosas las calles que no se limpian nunca, con clamorosas deficiencias en el servicio que provocan múltiples quejas de vecinos, turistas y segundos residentes, algunos de los cuales se plantean incluso realizar denuncias ante la situación de abandono.
Fuentes cercanas a Cespa explicaron que con la llegada del verano están efectuando dos frecuencias a la semana frente a la que se realiza cada siete días invierno, lo que no impide que el servicio se sobrecargue dando una mala imagen de los espacios destinados a los colectores de reciclaje. Los argumentos dados desde el consistorio poco difieren de temporadas anteriores como el hecho de que la concesión cuente con un convenio obsoleto firmado hace ya 16 años, la construcción de urbanizaciones que no existían por aquel entonces y que ahora aumentan la carga de trabajo de los operarios, o la finalización del periodo de explotación del servicio fijado para diciembre de este año. Reiteran que el aumento de turistas y residentes en segundas viviendas agravan la situación sumado a conductas incívicas por parte de algunos de los usuarios que se traducen en basura tirada por la vía pública. Desde el Concello mantienen que los nuevos pliegos de la licitación que se llevará a cabo a principios de 2021 solucionarán las carencias del servicio.
Pese a que durante las negociaciones llevadas a cabo entre la adjudicataria Cespa y Concello hace ahora dos años se acordaron diversos aspectos laborales como obligaciones a adoptar por parte de la empresa, para muchos de los vecinos de la zona los refuerzos no son suficientes. El estado de rúa do Faro transmite una imagen de "abandono total" y algunos de ellos afirmaron que estudiarán medidas legales al respecto, aunque aquí los trabajos sean competencia de las brigadas municipales y no de la concesionaria de RSU. Las deficiencias en el servicio de recogida volvieron a saltar a la palestra recientemente en la zona del puerto pesquero, que motivó a Portos a la retirada de los contenedores allí ubicados. La solución por el momento pasa por dotar de un colector a cada establecimiento hostelero y una recogida personalizada que en principio está dando buenos resultados. n
 

Más en Val Miñor
Comentarios