Val Miñor

La basura en zonas de Nigrán se instala en verano como un turista más

Val Miñor

val miñor

La basura en zonas de Nigrán se instala en verano como un turista más

Suciedad en las aceras y basura tirada por el suelo en camiño do Apeadero. Derecha, una de las farolas que últimamente se utiliza como soporte improvisado de cartelería publicitaria
photo_cameraSuciedad en las aceras y basura tirada por el suelo en camiño do Apeadero. Derecha, una de las farolas que últimamente se utiliza como soporte improvisado de cartelería publicitaria
Las calles y zonas residenciales de nueva construcción son las más castigadas dando un aspecto de 'ciudad sin ley' 
nnn La falta de mantenimiento y limpieza en muchas de las calles de Nigrán mantiene a vecinos y propietarios de segundas residencias en jaque, que no descartan tomar medidas legales para que se soluciones el eterno problema que la localidad sufre verano tras verano. 
Y es que todos los años con la llegada de la temporada alta y el aumento de la población el servicio de limpieza se ve diezmado pese al refuerzo de efectivos, que a todas luces no es suficiente para mantener la pulcritud tanto en zonas de primera línea como en las más apartadas. Contenedores desbordados, suciedad por las calles e incluso farolas empapeladas otorgan una imagen de 'ciudad sin ley' y que no hacen justicia a muchas de las zonas residenciales de la localidad. Todo ello sumado a la vegetación que aflora entre las juntas de los enlosetados de las aceras, fachadas de algunos edificios o de los puntos de luz.
Un convenio obsoleto, la construcción de espacios de viviendas y calles que en el momento de la rúbrica de la concesión no existían provocan el aumento del volumen de la carga de trabajo, que no es asumido por la concesionaria en su totalidad y parte se deriva a los operarios municipales que no son capaces de atajar el problema. Habrá que esperar para comprobar si con la finalización de la concesión prevista a finales de año y la elaboración de los nuevos pliegos la situación se soluciona, tal y como asegura el Concello. 
Fuentes cercanas a Cespa explicaron a este diario a mediados del mes de julio que si que es cierto que las frecuencias en la recogida selectiva de basura se aumentaron a dos veces por semana, frente a la semanal de invierno, aún así cada tres días los contenedores desbordan de plásticos y cartones sin que aparentemente se solucione una problemática que en temporada alta se instala en el municipio como si de un visitante más se tratase, y que no desaparece hasta que la densidad de población disminuye. Este hecho se traslada también a la Recogida de Sólidos Urbanos  durante los domingos, ya que justo este día no hay servicio. En su lugar el camión hace dos rondas, el lunes una a primera hora de la mañana y otra a media noche lo que provoca la acumulación de basura en los colectores. 
Pese a que los afectados se plantean denunciar ante la situación de abandono que sufren, metidos de lleno en pleno agosto la situación continúa lejos de solucionarse en lugares como el entorno de Bernardo Vázquez, rúa do Faro o Camiño do Apeadero. Éste último se trata de un vial sin salida de primera línea en donde las colillas, plásticos, hierbas, maleza y residuos en general parecen formar parte del mobiliario urbano. n
 

Más en Val Miñor
Comentarios