La UVigo patenta un herbicida a base de eucalipto y menta

Imagen de archivo de un laboratorio de investigación en el Cintecx, uno de los centros singulares de la UVigo.
photo_camera Imagen de archivo de un laboratorio de investigación en el Cintecx, uno de los centros singulares de la UVigo.

La invención de los investigadores Nuria Pedrol, María Pardo y Carolina González utiliza biomasa realizada a partir de estas plantas tanto en forma de pellets como triturada

Una de las razones de ser de las universidades, más allá de la actividad formativa, es la de la transferencia a la sociedad del conocimiento adquirido por los investigadores que la forman y una de las formas más comunes de dicha transferencia es a través de invenciones dedicadas a solucionar problemas y encontrar nuevas soluciones. Es el caso de una de las últimas patentes solicitadas por la Universidad de Vigo y que fue concedida esta misma semana por la Oficina Española de Patentes y Marcas: un herbicida a base de biomasa de eucalipto, mastranzo (una variedad de menta tóxica para el ser humano) y retama (conocida en Galicia como ‘xesta’ o ‘escoba da bruxa’).

Se trata de una invención de los investigadores Nuria Pedrol, María Pardo y Carolina González que busca encontrar una alternativa “ecológica y sostenible” a los herbicidas, cuyo uso generalizado está cada vez más restringido debido a su importante impacto medioambiental. Este producto, que se presenta tanto de forma triturada como en forma de pellets, “inhibe la germinación y crecimiento de la flora arvense (esto es, las conocidas como ‘malas hierbas’ que amenazan los cultivos)”, como detallan los inventores en el documento que se puede consultar en la página web de la OEPM. 

Además de su evidente impacto ecológico, los investigadores recogen en su solicitud de patente –ya concedida– la necesidad de nuevos tipos de herbicidas ya que la maleza ha ido adquiriendo resistencia a los herbicidas sintéticos y “la falta de nuevos modos de acción junto con el aumento exponencial de malezas resistentes amenaza con que casi todos los herbicidas existentes sean inutilizables en 2050”. Aparte, España es uno de los países en el que está más extendido el uso de estos productos de control de la flora arvense, por lo que podría verse más afectada por este problema.

La interacción de unas plantas con otras y los efectos positivos o negativos que ejercen algunas especies sobre otras, que los investigadores definen como ‘alelopatía’, es la base de este herbicida ecológico que busca “proporcionar una composición herbicida sostenible, duradera, selectiva y efectiva que pueda usarse en cultivo ecológicos a partir de recursos naturales”, ya que hasta el momento, aunque se habían identificado el eucalipto, la retama y el mastranzo como posibles materias primas, no se había logrado un producto efectivo ante un gran número de especies de flora arvense ni que fuera duradero. Y el trabajo de Pedrol, Pardo y González en la UVigo logró dar sus frutos, que se materializaron en la patente de una solución que ayudará a potenciar el uso de herbicidas ecológicos.

Récord de captación en actividades I+D en el año 2023

La Universidad de Vigo atraviesa uno de sus mejores momentos desde su fundación, en 1990, con cifras récord de captación de fondos para investigación marcadas en los últimos tres años aprovechando el impulso de los Fondos Next Generation. Como colofón, 2023 se erigió como el mejor año de la historia en lo relativo a actividades de I+D de la institución, ya que se lograron recaudar un total de 7.481.466 euros, casi un millón más que el máximo histórico, que se había fijado en 2021 con 6.579.004 euros.

A lo largo de 2023, la institución viguesa realizó un total de 620 actividades de I+D, de las que la mayor parte (523) fueron informes realizados a petición de empresas, administraciones públicas o fundaciones. Otras 82 fueron contratos (también con empresas, administraciones o fundaciones) y las 12 restantes, cursos. En cuanto a los campos de conocimiento, 376 pertenecen a Ingeniería y Arquitectura, 85 a Ciencias Sociales y Jurídicas, 84 a Artes y Humanidades, 52 a Ciencias y 14 a Ciencias de la Salud.

Curiosamente, aunque el grueso de las actividades de I+D que realizó la UVigo en 2023 fueron informes, la mayor parte del dinero recaudado llegó a través de los contratos (5.882.068 euros). Los 523 informes reportaron 1.544.605 euros a la institución académica viguesa y los cursos, por su parte, 54.792 euros.

Transferencia

De acuerdo con los datos relativos a la transferencia publicados en el portal de transparencia, a finales de 2023 la Universidad de Vigo tenía 10 patentes en explotación (6 nacionales y 4 internacionales), aunque la entidad cuenta con un total de 223 patentes nacionales activas. Además, todas las patentes que solicitó ese año (14, 2 nacionales y 12 internacionales) le fueron concedidas con la excepción de una a nivel internacional.

La UVigo continúa con la creación de spin-offs. Hasta 2 se pusieron en marcha el pasado año, que se unen a las 7 que continúan tutorizadas por investigadores de la institución.

Te puede interesar