Atlántico

CONSEJOS

Vuelta al cole y toca forrar los libros, trucos para hacerlo a la perfección

Burbujas, pliegues o medir mal, esta rutinaria actividad previa al inicio escolar ha causado más de un disgusto en forma de pérdida de paciencia

Vuelta al cole y toca forrar los libros, trucos para hacerlo a la perfección

Forrar libros es una de las asignaturas pendientes de muchos padres en la vorágine de la vuelta al cole. Saber hacerlo correctamente garantiza una mejor conservación del material escolar hasta fin de curso. No obstante, la falta de tiempo, de paciencia, o de una guía son, en muchas ocasiones, los motivos por los que esta tarea se deja de lado.

Los libros de texto son una buena excusa para iniciarnos en la tarea del forrado de libros. Sin embargo, esta guía será igualmente útil para detener el deterioro de libros viejos, cuadernos, o libretas que queramos conservar.

Lo primero que debemos saber es que, principalmente, existen dos sistemas para forrar libros: 'aironfix' y 'forralibros'.

El 'aironfix' es un rollo de plástico autoadhesivo transparente, cuyas medidas varían entre los dos y tres metros de largo. Sobre la película de papel está dibujada una cuadrícula que nos servirá de guía para recortar el trozo de plástico que vayamos usar sin necesidad de usar una regla.

Los 'forralibros' son forros de plástico transparentes de diferentes longitudes que no se adhiere al contacto con la tapa de los libros y que requiere de cinta adhesiva para su colocación.

Las ventajas o desventajas de cada uno para decantarse por una u otra opción dependen, exclusivamente, del gusto del consumidor. Ambos sistemas requieren de paciencia y destreza para que el resultado sea el deseado, e, incluso, requieren casi de lo mismos materiales (tijeras, una regla...).


Guía paso a paso para forrar libros:


1. Tanto si nos decantamos por un sistema u otro, colocaremos el libro en cuestión abierto sobre el papel elegido (autoadhesivo o no) y lo recortemos siguiendo su silueta dejando un par de dedos de grosor por los bordes.

2. Una vez el papel está cortado, se abre el libro por la tapa principal y, con unas tijeras, recortamos las cuatro esquinas exteriores del papel realizando dos cortes formando pequeños triángulos que coincidan con las del libro. En este punto es importante acordarse de realizar otros dos cortes en las esquinas del lomo del libro, teniendo en cuenta su grosor.

3. A continuación, se dobla el papel hacia dentro, hacia la portada, y se fija, bien con cinta adhesiva, o, en caso de usar el sistema 'aironfix', nos podemos ayudar de una regla que ayude a eliminar burbujas e imperfecciones.

En ambos casos es importante eliminar bien la suciedad de las tapas del libro antes de forrarlo.