Tendencias

Inabarcable mundo de fantasía con más de 100 horas de acción

Tendencias

VIDEOJUEGOS

Inabarcable mundo de fantasía con más de 100 horas de acción

La habilidad del jugador mejora por cada avance en el juego
photo_cameraLa habilidad del jugador mejora por cada avance en el juego

“Xenoblade Chronicles: Definitive Edition” mejora en todos los aspectos técnicos al título original de 2011 y ofrece novedades como un nuevo epílogo y dos modos de juego

Nintendo Switch recibe en su catálogo a un clásico de los juegos de rol, “Xenoblade Chronicles: Definitive Edition”, la edición definitiva de una leyenda del género que llega cargada de novedades: un nuevo epílogo, gráficos en alta definición, mecánicas de juego más pulidas y pistas musicales remasterizadas.

El juego destaca por ser un inabarcable mundo de fantasía que se abre ante al jugador en esta aventura de rol, con más de cien horas de duración. Y que este mundo abierto sea tan rico no es casualidad, porque cuenta con las aportaciones de dos diseñadores de excepción como son Tetsuya Takahashi y Koh Kojima. Ambos dirigieron en el desarrollo del juego al equipo de Monolith Software, un estudio que destaca por su gran habilidad creando mundos detallados al milímetro y con cosas que hacer en cada rincón y que participaron, por ejemplo, en el diseño del mundo abierto de “The Legend of Zelda: Breath of the Wild”. En este sentido, el mismo Takahashi ha afirmado que “quería que hasta aquellos que se iban al extremo del mapa no lo encontraran vacío. Me aseguré de que allá donde fueras, hubiera algo esperándote, ya sea algo que buscaras, una misión o un temible monstruo. En algunas zonas, también quería que hubiera lugares de recogimiento”.

“Xenoblade Chronicles” se lanzó originalmente en el año 2011 en Europa y supuso un antes y un después dentro del género por su calidad. Es uno de los juegos mejor valorados por los usuarios de todos los tiempos, con una puntuación de 92 en Metacritic. Ahora llega para Nintendo Switch y lo hace totalmente renovado, con gráficos en alta definición, que se traducen en animaciones faciales y paisajes más pulidos.