Atlántico

MERCADO LABORAL

La deslocalización laboral: una realidad al alza

Un fenómeno que muchos sociólogos y expertos llevaban vaticinando desde hace décadas se está volviendo una tendencia cada vez más habitual. Se trata de la deslocalización de los trabajadores, o lo que es lo mismo, que la mano de obra no ha de ceñirse a un determinado espacio laboral. 

La deslocalización laboral: una realidad al alza

Lógicamente depende de la industria y todavía es un proceso en desarrollo, pero no cabe duda de que se está volviendo cada vez más común. ¿Las ventajas? Pues los empleados agradecen la flexibilidad, la conciliación familiar y la posibilidad de trabajar desde la comodidad y la intimidad de su lugar de confianza (ya sea la casa, un café o un parque). Para las empresas, por su parte, supone en muchos casos un importante ahorro de costes y poder contratar talento en todo el planeta sin limitaciones físicas.

Como comentábamos anteriormente este modelo de trabajo no es adaptable a todas las profesiones, pero prácticamente todas aquellas vinculadas al ciberespacio ofrecen esta posibilidad. Y teniendo en cuenta que la inteligencia artificial devora cada vez con más intensidad los empleos tradicionales, parece que el futuro laboral pasa en gran medida por nuestros ordenadores.

Lo más importante para el denominado teletrabajo es tener herramientas de calidad y confianza para poder desarrollar la tarea con profesionalidad. Conexión fiable, la gestión ágil de datos y almacenamiento de información como nos ofrece Ionos, son los elementos fundamentales para un rendimiento óptimo trabajando de manera remota. La manera de acceder a estos puestos tiene diferentes caminos.

En muchos casos, son las propias empresas las que captan a sus empleados a través de la información obtenida de redes sociales de promoción laboral. En otros casos, los proyectos personales pueden hacer ruido en internet y despertar el interés de los cazatalentos, y hay una tercera posibilidad que es la más habitual: solicitando en las posiciones abiertas de las compañías que ofrecen esta posibilidad.

En general en toda España, pero de un modo muy concreto en Galicia, hemos experimentado en los últimos lustros una fuga de gente joven con destino a otros países y otros continentes en búsqueda de las salidas profesionales que se les negaron en su tierra.

En muchos casos esos jóvenes se ganaron una reputación con sus contratadores que con el tiempo se tradujo en el ofrecimiento de volver a su lugar de origen de manera permanente o durante periodos determinados y trabajar desde allí.

Una vez demostramos nuestra preparación y nuestro conocimiento, el trabajo a distancia es una realidad para todos aquellos que no quieran emigrar, y que al mismo tiempo no encuentran en su entorno un puesto de trabajo acorde a sus características.