Atlántico

COMPRA ONLINE

Cómo ahorrar al comprar en Internet

Internet está lleno de… Todo, la verdad es que en Internet hay de todo. Y precisamente por ello se ha convertido en el sitio favorito para comprar, ya que es cómodo, inmediato, preciso, con información e incluso hasta más barato.

Cómo ahorrar al comprar en Internet

Sí, si se busca bien se pueden encontrar verdaderas gangas en la web con solo seguir una serie de consejos:

  • Aprovechar descuentos y promociones
  • Comprar en días de rebajas
  • Comparar precios en distintas tiendas
  • Beneficiarse de los envíos gratuitos

Aprovechar descuentos y promociones

Una de las mejores cosas que tienen las tiendas online es que, normalmente,  avisan siempre de todos los descuentos y promociones después de haber comprado alguna vez en ellas. Esto es porque normalmente solicitan el registro en la web y, por tanto, ya tienen acceso al email del comprador, de donde suelen informar de todo.

Y hay que aprovecharlos. Eso sí, siempre y cuando se vaya a usar el producto o el servicio comprado obviamente. Lo que implica que, si se ve un descuento o una promoción en algo que se cree que no se va a usar, no hay que comprarlo por muy rebajado que esté o por muy buena promoción que sea.

Por ejemplo, si se quiere jugar al casino online, lo mejor es mirar qué promociones están disponibles en los diferentes casinos, siempre y cuando estos sean seguros. Y es que los bonos de bienvenida solo son fiables si vienen de casinos online seguros.

Porque esa es la otra pata de la mesa. Además de comprar solo productos y servicios que se vayan a utilizar, hay que dejar claro que hay que estar siempre alerta al respecto de posibles fraudes, tanto en la compra como en el servicio.

Comprar en días de rebajas

Esta es una manera muy obvia de ahorrar. Pero también es peligrosa. Y tiene que ver con lo que hemos dicho antes de la necesidad de comprar un articulo o servicio o no. Para evitar eso, hay que intentar saber qué es lo que se necesita, o lo que se quiere, y esperar a las rebajas para comprarlo.

Además, la ventaja de Internet es que podemos hacerlo de la misma manera un día de rebajas o un día en el que no haya rebajas. Sí, el agobio es el mismo, sin necesidad de pagar el precio que se paga en los comercios tradicionales por ir de rebajas, es decir, estar tan apretado como el usuario del metro de Tokio.

Por eso, si se quiere ahorrar y estar cómodo lo mejor es comprar online en el día o los días de rebajas, sabiendo exactamente lo que se quiere para no terminar comprando o usando servicios que no se van a usar simplemente porque están más baratos.

Comparar precios en distintas tiendas

Otra de las grandes ventajas de la compra online es que todas y cada una de las tiendas y páginas webs que se pueden mirar están en el mismo sitio, es decir, la pantalla del ordenador o del dispositivo móvil.

Gracias a ello se puede comparar en diferentes sitios antes de comprar cualquier producto o de utilizar cualquier servicio de manera fácil, sencilla y cómoda. Por esto, las webs se cuidan mucho de ofrecer precios competitivos, ya que tienen competencia, y es mundial y, a la vez, está a solo un clic de distancia de ellos.

Lo que se quiere decir es que, antes una tienda que no tuviera competencia directa de manera física podía poner precios más caros, ya que la gente no podía ir a otros sitios o lo tenían complicado para poder comparar. Ahora se puede y se debe hacer con el fin de conseguir siempre el mejor precio.

Beneficiarse de los envíos gratuitos

Normalmente los envíos cuestan dinero. Esto es aceptado. Y es el precio que hay que pagar para conseguir lo que se quiere sin necesidad de desplazarse. Sin embargo, muchas tiendas online regalan estos envíos si se compra una cantidad mínima o por ser un cliente VIP. 

Es el caso de tiendas como Amazon, que tienen la opción de pagar una suscripción anual para que la mayoría de envíos sean gratis. Por eso, aunque parezca una contradicción, mucha gente paga por ahorrarse dinero, siempre y cuando calculen la cantidad de productos que compran al año en esa tienda.

Por ello, siempre se recomienda echar cuentas y suscribirse o comprar muchas cosas en una misma sesión, con el fin de no tener que pagar un envío en cada producto.

En resumen, hay que aprovechar todas las ventajas que ofrecen las tiendas online y las páginas webs a la hora de comprar o utilizar servicios, en cuanto no tienen tantos gastos como las tiendas físicas y se pueden permitir ciertos descuentos bastante tentadores.