Atlántico

INTERNET

Un mundo cada vez más conectado a la red

Internet ha evolucionado a pasos agigantados en unos pocos años de vida.

Un mundo cada vez más conectado a la red


Los orígenes de Internet datan de 1960 y por entonces servía para transportar un mensaje de unos pocos bytes entre un emisor y un receptor. Hoy, la dependencia del ciudadano de este medio es total al girar para muchos la vida alrededor del mundo online, con infinitas posibilidades para cubrir las necesidades de todos sus usuarios.

Concebido para uso militar y universitario en sus inicios, no fue hasta la década de los 90 cuando el internet se extendió al terreno doméstico y profesional. Aparecían los primeros ordenadores en muchos hogares, y, por entonces, uno desconectaba de la rutina diaria sentándose un par de horas delante del ordenador.

La tendencia ha dado un giro de 180 grados al pasar muchos el día conectados a la red entre jornada laboral y tiempo de ocio. Por tanto, el término desconexión conlleva una connotación muy distinta en el siglo XXI, en donde todo o casi todo se realiza a través de una pantalla y sin necesidad de salir de casa. Son, pues, muchas las ventajas que ofrece el medio.

Asiste a un clase desde la otra parte del mundo

Hoy día, nos es necesario madrugar para tomar apuntes durante una clase en la universidad. De alguna manera, internet ha otorgado el poder de la omnipresencia al alumno y al usuario en general, porque este puede asistir a la misma desde la otra parte del mundo vía Skype u otra herramienta del estilo, como también a una conferencia.

Es más, la posibilidad de cursar una carrera virtualmente conforma parte de la oferta de muchos centros en busca de captar la atención del alumno con una vida incompatible con el horario universitario, como puede ser el caso de un deportista profesional. 

No solo las aulas empiezan a despoblarse, las salas recreativas y los salones de juego también. Ahora, el jugador, como el estudiante, puede disfrutar de los placeres del casino en vivo con crupieres en directo en diferentes mesas a la vez, experimentando las mismas sensaciones que sobre la moqueta del mismísimo Casino de Montecarlo, lo que lleva la experiencia virtual un paso más allá.

Lo mismo ocurre con los amantes de los videojuegos. Ya no tienen necesidad de desplazarse a la tienda para comprar uno físico porque les sale más rentable suscribirse a plataformas como Gamefly o Steam y disfrutar de todo su catálogo.

Igual de útil es en el plano social como en otros. ¿Has hecho la compra y olvidaste la leche? Adiós al agobio de tener que salir corriendo después del trabajo para ir al supermercado. En un descanso puedes solucionar el despiste mediante un par de clics para recibir la entrega en la oficina.

De hecho, muchos oficios del siglo XXI serían inviables sin la conexión a internet, como el del propio encargado de gestionar el pedido del supermercado online que nos traerá la leche. Cierto que estos avances se han producido en internet a medida que ha aumentado la velocidad, una que llegará al 5G en breve. 

En conclusión, la dependencia de la sociedad postmoderna de internet es absoluta ante la multitud de usos y soluciones que ofrece a todos los perfiles imaginables. El aumento de la velocidad ha ayudado a solidificar esta relación entre medio y usuario y esto sigue mejorando.