‘Chips' vigueses antifalsificación

Manuel Montes, director general, con la aplicación de Tagtum en el móvil.
Dos empresarios vigueses, junto con una firma de capital riesgo, acaban de poner en marcha Tagtum, una sociedad que desarrolla chips antifalsificación con múltiples funciones: verificar la originalidad de un producto, registrar la propiedad o facilitar su recuperación en caso de pérdida o robo.
'La idea nació hace dos años cuando un fabricante mundial de bolsos se puso en contacto con nosotros por este problema. Iniciamos una investigación y detectamos que se falsificaban medicamentos anticancerígenos y todo tipo de material sanitario y decidimos desarrollar este producto', explica Manuel Montes, director general de Tagtum.

El chip se puso a la venta hace dos semanas y su primer cliente será uno de los tres pimeros equipos de fútbol del mundo, que lo incorporará a sus camisetas en la próxima temporada. Beneficiará a 1,2 millones de aficionados que podrán acceder al estadio con su camiseta, sin entrada, y a través del móvil.

Está dirigido a numerosos sectores como alimentación (productos con denominación de origen), artículos de lujo, cosméticos, material deportivo, juguetería, textil, marroquinería o medicamentos -existe una normativa europea que obliga a que en 2016 todos los medicamentos lleven dispositivos electrónicos que garanticen que son originales-.

Este proyecto cuenta con la colaboración de Gradiant, encargado de desarrollar el software. Su coste oscila entre los 0,20 céntimos y los dos euros, dependiendo del número de funcionalidades, y está disponible gratis en Android Market.

El proyecto arrancó con unos fondos de medio millón de euros y la previsión de negocio de la firma es vender 15 millones de chips y alcanzar un volumen de negocio de 12 millones en cinco años y estar presente en el mercado nacional y en cinco países (tres europeos y dos latinoamericanos) en 2016. 'Tenemos identificados los países a los que queremos llegar, pero será el propio mercado el que nos conteste. Los principales países con problemas de falsificación en Europa son España, Italia, Grecia y Portugal', explica Montes.

Tiene un sistema anticlon, lo que garantiza que no existen dos chips iguales en el mundo y la empresa ya tiene solicitada la patente, que está en proceso de tramitación. 'Por los objetivos económicos que pretendemos alcanzar tenemos claro que va a tener que ser comprada por una empresa grande y ya tenemos contactos. Creemos que en un horizonte cercano seremos objeto de un acuerdo societario con alguna compañía a nivel mundial', sostiene.

Manuel Montes y su hermano José Manuel junto con una sociedad de capital riesgo son los promotores de esta empresa, que tiene en marcha una primera ronda de inversión que en pocos días ha sido cubierta en casi su totalidad por redes de 'business angels', sociedades de capital riesgo y fondos de inversión gallegos, pero todavía existe la oportunidad de que inversores privados se sumen al proyecto.

Experiencia en identificación

Manuel y José Manuel Montes fundaron la firma DNET hace 13 años y hoy es líder en Europa en sistema de control de acceso a eventos y de identificación de máxima seguridad. La empresa se encargó de actos como la visita del Papa Benedicto XVI a Barcelona y a Santiago de Compostela, la cumbre de embajadores del Banco Asiático de Desarrollo y los Premios Príncipe de Asturias (durante siete años), entre otros. DNET desarrolló un sistema que permite identificar a las personas que están acreditadas a través de un reconocimiento de sus rasgos faciales, también en colaboración con el Centro Tecnológico de Telecomunicaciones de Galicia (Gradiant).
DNET tiene nueve trabajadores, el año pasado facturó un millón de euros y para este ejercicio maneja una previsión de unos 800.000 euros.
Con esta experiencia, sus impulsores acaban de poner en marcha Tagtum, con el desarrollo de un chip antifalsificante a la venta desde hace dos semanas.

Te puede interesar