Sociedad

Un turista chino en París, primer fallecido por el coronavirus en Europa

Sociedad

Alerta sanitaria

Un turista chino en París, primer fallecido por el coronavirus en Europa

Un oriental con mascarilla, frente a la Torre Eiffel de París.
photo_cameraUn oriental con mascarilla, frente a la Torre Eiffel de París.
Llegó a Francia en enero acompañado de su hija, también hospitalizada

La El primer muerto en Europa por el Covid-19 era un turista chino de 80 años que llegó a Francia a mediados de enero con su hija, también infectada, y estaba hospitalizado en París desde el día 25 de ese mes en estado grave. La noticia de su fallecimiento, que se produjo el viernes, la dio ayer la ministra francesa de Sanidad, Agnès Buzyn, que señaló que teniendo en cuenta la amplitud de la epidemia, con más de 1.500 muertos en China y más de 66.000 casos declarados allí, el sistema sanitario francés debe prepararse para la eventualidad de una pandemia.

El hombre fallecido en el hospital Bichat de París "es el primer muerto por el coronavirus fuera de Asia, en Europa", y sufrió una infección pulmonar causada por el coronavirus, explicó la ministra. Originario de la provincia de Hubei, la más afectad, llegó a Francia el 16 de enero y nueve días después fue internado.

El jefe del servicio de enfermedades infecciosas del hospital Bichat, Yazdan Yazdanpanah, advirtió de que la vacuna para esta epidemia no llegará a tiempo, salvo si se prolonga. Antes de que eso pueda ocurrir, una solución podría venir de la mano de un antiviral, el Remdesivir de la farmacéutica estadounidense Gilead, que ha dado resultados prometedores en el tratamiento de un enfermo en el hospital universitario Pellegrin de Burdeos. El responsable de enfermedades tropicales de ese centro, Denis Malvy, indicó que "actúa directamente sobre el virus para impedir su multiplicación".

Pena de muerte en china

El Ministerio de Salud de China informó ayer de que hasta el viernes, habían enviado un total de 25.633 trabajadores sanitarios, repartidos en 217 equipos, a la provincia de Hubei para hacer frente al brote del nuevo coronavirus. La preocupación que existe en este país por el brote es tal que un tribunal chino avisó de que la ocultación intencionada de síntomas del nuevo coronavirus constituye un "delito criminal" que podría ser castigado incluso con la pena de muerte.