Trucos para el cambio de armario de verano

Una persona ordena su armario.
photo_camera Una persona ordena su armario.
El cambio de estación trae consigo una tarea tan esperada como temida: el cambio de armario, un momento que llega para hacernos reflexionar sobre todas las prendas que tenemos y tomar decisiones estratégicas que nos facilitarán el trabajo de vestirnos durante los próximos meses

Llega el buen tiempo

Parece que por fin el buen tiempo ha llegado para quedarse y eso significa que se aproxima un momento tan deseado como temido: el cambio de armario. Las prendas de abrigo se han ido arrinconando en las últimas semanas y es hora de ponerlas a un lado para desplegar prendas más frescas y veraniegas. Existen una serie de reglas para no volvernos locos en el intento y todas ellas pasan por aplicarle la lógica y tomarlo con paciencia… 

Primeros pasos

La clave es la organización y darle una pensada a la parte logística antes de comenzar. Tener al lado las bolsas y cajas en las que almacenar la ropa de invierno es importante para poder ir guardando todo a medida que lo retiremos del armario. Expertas en la materia, como la famosa Marie Kondo, recomiendan vaciar el armario completamente para tomar conciencia de todo lo que tenemos y de las cosas que queremos dejar dentro. Es momento ahora de ordenar la ropa por categorías y, en la medida de lo posible, etiquetar bien las bolsas y cajas de almacenamiento con todo lo que van a contener.

Otro consejo a tener en cuenta es el de limpiar a fondo el armario retirando todo el polvo que se haya podido acumular durante la última temporada para iniciar la nueva estación cuidando bien las prendas. 

Tomar decisiones

Ahora que la ropa de invierno ha salido de nuestra vista, las expertas animan a disponer toda la ropa de verano que tenemos guardada y revisarla exahustivamente. Es posible que nuestro cuerpo haya cambiado durante el invierno o que algunas cosas ya no nos gusten o no vayan con nuestro estilo. Por eso, es bueno dedicar un momento a repensar todas las prendas que guardamos el año anterior y decidir cuáles son para quedarse en el armario, cuáles tendrán que esperar para otro año y cuáles ya no tienen que seguir formando parte de nuestras vidas. 

Para estas últimas, una opción es apostar por las plataformas de venta de segunda mano o, mejor incluso, donarlas a organizaciones benéficas -siempre que estén en buen estado y sirvan para que otra persona pueda ponérselas este verano, por supuesto-. Un consejo de las que se dedican a esto de la organización es la de dividir la ropa por categorías y analizar la cantidad y calidad de las prendas de cada una para constituir un fondo de armario eficiente.

La organización

Una vez que se han tomado todas las decisiones sobre el futuro de nuestras prendas, llega el momento de guardarlas en el armario. Ahora que está limpio y que ya tenemos claro con qué nos vamos a quedar, llega la parte decisiva a la hora de facilitar la elección de looks cada día en lo que resta de temporada de primavera-verano. Siguiendo las recomendaciones del método Marie Kondo, la regla fundamental para guardar la ropa y conseguir que toda quepa en el armario es la verticalidad. La famosa organizadora japonesa anima a doblarlo todo de forma rectangular y guardarlo en cajones de forma vertical, de modo que podamos ver y acceder directamente a todas las prendas sin tener que mover otras. Asimismo, su método apuesta por colgar en perchas el menor número de prendas posible.

Las compras

Y con el cambio de temporada aparecen, irremediablemente, las ganas de comprar nuevas prendas, especialmente a medida que se aproxima el periodo de rebajas -que suele arrancar en los primeros días del mes de julio-. También existen aquí consejos para evitar que nos dejemos seducir en exceso por las tendencias de la nueva temporada. 

El primero y principal es estudiar lo que se llevará este año y analizar qué prendas de las que ya disponemos se adaptan a estas nuevas tendencias o incluso visitar armarios de madres, tías o abuelas para rescatar viejos tesoros. Recuerda que la moda es cíclica y que todo vuelve, así que es posible que ellas hayan llevado antes lo que las marcas nos marcan como lo más para este verano. Analiza también qué prendas básicas de las que ya tienes van a servir de base para construir looks atemporales. En este caso, la clave está en los complementos.

Asimismo, para evitar las compras compulsivas, es importante hacer una listas de las cosas que vas a necesitar y tratar de no salirse de ella. Pero, si has decidido darte algún capricho, apuesta por calidad sobre cantidad.

Te puede interesar