La soledad no deseada, mal que afecta al 20% de españoles

Una mujer corriendo sola por un parque de la ciudad de Zamora.
photo_camera Una mujer corriendo sola por un parque de la ciudad de Zamora.
Está especialmente extendida entre la juventud (34,6%) y decrece según aumenta la edad 

El 20% de los adultos que viven en España se sienten solos en este momento y el 13,5% sufren soledad crónica, según se desprende de un estudio realizado por Fundación Once y Fundación AXA en el marco del Observatorio Estatal de la Soledad No Deseada (SoledadES), en el que se incide en que esta lacra afecta más a las mujeres y a los jóvenes.

De este modo, la soledad no deseada es más frecuente entre mujeres que entre hombres ya que algo más de 1 de cada 5 mujeres (21,8%) afirman sentirse solas, frente al 18,0% en hombres. Por edad, la soledad no deseada está especialmente extendida entre la juventud (34,6%) y decrece con la edad hasta alcanzar el valor mínimo en la franja de 55 a 74 años (14,8%). La soledad vuelve a subir en las personas de 75 años y llega al 20%, como detalla el estudio, titulado “Barómetro de la Soledad no Deseada en España 2024” y presentado ayer.

El barómetro añade que el aislamiento involuntario es “un problema persistente”, pues dos de cada tres personas (67,7%) que confiesan estar en esta situación llevan conviviendo con ella desde hace más de dos años y un 59% desde hace más de tres, lo que se traduce que en España la soledad crónica (personas que sufren soledad desde dos o más años) se sitúa en el 13,5% de la población.

Bustinduy

El acto de presentación contó con el ministro de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030, Pablo Bustinduy, quien alertó de que, “en una sociedad donde ha primado el individualismo, la desintermediación, el aislamiento social, estas situaciones de soledad son cada vez más frecuentes y se dan en cualquier punto de la vida”. Según el ministro, “la producción de conocimiento es esencial para abordar la soledad no deseada y desarrollar políticas públicas para evitar que se produzca”. Por ello, defendió la importancia de “crear y afianzar redes de ajustada debilidad, de asociacionismo, redes de apoyo que puedan dar estabilidad y sentido, poniendo también en valor aspectos positivos relacionados con la soledad”.

Por su parte, la vicepresidenta del Consejo General de la Once, Imelda Fernández, explicó que este estudio busca actualizar el presentado en 2015 por Fundación Once y AXA (La soledad en España) y en 2022 por SoledadES (Estudio sobre la percepción de la soledad no deseada) para profundizar en “cómo se percibe por parte de la sociedad española, cómo actuar, y cómo incide más en las personas que tienen una discapacidad”.

Al respecto, el informe evidencia que entre las personas con discapacidad la soledad no deseada es 30 puntos superior a las que viven sin discapacidad (50,6% frente a 19,1%). Las mujeres con discapacidad afirman padecer soledad no deseada en mayor proporción que los hombres (54,3% frente al 45,7%).

El trabajo constata que incluso las personas que dicen no sentirse solas en este momento (80% de la población) experimentaron sentimiento de soledad alguna vez (63%), lo que significa que siete de cada diez personas sufrieron soledad no deseada en alguna etapa de su vida, sea en la actual o en el pasado.

Encuesta telefónica

Por ello, el estudio -cuyos resultados se basan en una encuesta telefónica realizada a 2.900 personas residentes en España de entre 18 y más años- precisa que la mitad de la población (49,3%) sufre soledad no deseada en el presente (20%) o sintió mucha o bastante soledad en el pasado (29,3%), en comparación con las personas que nunca la sintieron (29,6%) o casi nunca la experimentaron (21,1%).

No obstante, los autores del informe afirman que “la soledad tiene solución en muchos casos”, como demuestra el dato de que el 50,4% de la población se sintió sola en mayor o menor medida en alguna etapa de su vida, pero no en el momento presente. El estudio también confirma que la soledad está relacionada con el nivel educativo: entre personas con un nivel educativo inferior se da una prevalencia de soledad más de diez puntos superior a las personas con educación superior, un 25,5% frente a un 14,7%.

El valor de las relaciones sociales

El barómetro analiza también el papel de las relaciones sociales al subrayar que la cantidad, calidad y presencialidad de las citadas relaciones, especialmente de amistad y familia, son “muy relevantes”. Así, la proporción de personas que no cuentan con apoyo en caso de necesitarlo es el triple entre quienes sufren soledad no deseada que entre quienes no la sufren (17,9% frente a 6,6%). Igualmente, el texto pone de manifiesto que más de la mitad de personas que sufren soledad no deseada afirma tener menos relaciones familiares y de amistad de las que quisieran, con un 53,3% y un 63,2%, respectivamente. Sin embargo, entre quienes no sufren soledad no deseada este porcentaje no llega a la cuarta parte (24,3% y 21,7%, respectivamente). Además, los ciudadanos con menor cantidad de relaciones de amistad que las deseadas tienen una mayor prevalencia de soledad (41,9%) que los que tienen una menor cantidad de relaciones familiares (35,3%).

Te puede interesar