SOCIEDAD

El rey conoce en Galicia la labor forestal en el Día de los Bosques

En su visita a Boqueixón fue agasajado con viandas gallegas: "Qué contentas se van a poner en casa"

Felipe VI atiende las explicaciones de un trabajador sobre una de las máquinas robotizadas del sector forestal.
Felipe VI atiende las explicaciones de un trabajador sobre una de las máquinas robotizadas del sector forestal.
El rey conoce en Galicia la labor forestal en el Día de los Bosques

nnn El Centro de Formación y Experimentación Agroforestal de Sergude, en Boqueixón (A Coruña), fue el destino del monarca Felipe VI en el Día Internacional de los Bosques y el lugar del que salió con productos de la gastronomía típica gallega y un gozoso: "Qué contentas se van a poner en casa". Antes del agasajo, el rey participó en una ruta a pie de veinte minutos en la que se interesó por los trabajos ligados a la labor silvícola, así como por conocer de primera mano la gestión forestal, razón por la cual se subió a la cabina de una procesadora, que forma parte de la maquinaria habitual que se emplea.
Equipado con la protección adecuada, comprobó asimismo cómo se hacen las podas en altura y también los "rareos", en los cuales se retiran los árboles de peor calidad para dejar paso a los rectos, libres de nudos y de buen diámetro.
Víctor Torrado, trabajador de una empresa del lugar, hizo durante la visita las veces de portavoz y en su tarea aludió al lema de la organización Juntos por los Bosques para este año, "Los Bosques y la Educación", para poner el foco en la importancia de la formación y de la cultura forestal como pilares del desarrollo y a la par del reconocimiento social de los valores asociados al medio.
"La gente no conoce lo que hacemos" en profundidad, admitió el trabajador, pero la actividad de este colectivo contribuye a evitar el abandono del rural y es clave para proteger la naturaleza, batallar contra el cambio climático y evitar los grandes incendios.

avances tecnológicos
Todo ello en un marco en el que la innovación ha propiciado ya grandes avances tecnológicos, con instrumental saludable para el planeta, datos que Felipe VI ha escuchado con atención, antes de proceder a la visita de una explotación ganadera con cabras, vacas (frisonas y rubias), cerdos celtas y, en el trayecto, caballos de pura raza gallega, caracterizados por un temperamento muy dócil.
La jornada, soleada, se presentó  igualmente para admirar la flora, en la que han llamado su atención las "pseudotsugas" o pinos de Oregón, una conífera que es la tercera más alta del mundo después de la secuoya roja y la gigante, con hojas dispuestas en espiral que al frote desprenden un olor afrutado.
Laboratorio, invernadero, campos de ensayo y taller, todo ello ha estado al alcance del Rey, que en primera fila ha podido escuchar después la ponencia del director de la Escuela de Ingeniería Forestal de la Universidad de Vigo, Juan Picos, que abría la ronda de las intervenciones.
Un problema con la electricidad, debido al estallido en unos cables de alta tensión, confirió un carácter si cabe más íntimo al inicio de estas intervenciones, para cuyo broche de oro fue seleccionado, como no podía ser de otro modo, el Pico Sacro, fuente inagotable de leyendas y cuentos populares.
El rey estuvo acompañado por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada; el presidente del Parlamento, Miguel Santalices, y el conselleiro do Medio Rural, el ourensano José González, entre otras autoridades.
Sociedad civil, industria transformadora, diseño, productores, viveristas... Todos la mano en un día en el que Galicia reivindica el cuidado y la gestión del monte para un futuro sostenible.n