Sociedad

El miedo al coronavirus provoca la cancelación del Mobile en Barcelona

Sociedad

Alerta sanitaria

El miedo al coronavirus provoca la cancelación del Mobile en Barcelona

Un trabajador sale del recinto ferial Gran Vía, donde se iba a celebrar el Mobile World Congress.
photo_cameraUn trabajador sale del recinto ferial Gran Vía, donde se iba a celebrar el Mobile World Congress.
La anulación supone un varapalo económico para la organización y para la ciudad, que preveía ingresar más de 492 millones

GSMA, la patronal mundial de los operadores móviles y organizadora del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, decidió finalmente cancelar la edición de este año del salón ante la oleada de cancelaciones de compañías asistentes por temor al coronavirus.
La asociación, que reúne a unos 800 operadores de telefonía móvil y más de 200 empresas tecnológicas, se reunía ayer urgencia por videoconferencia para analizar el impacto del coronavirus en la celebración del congreso, que debía tener lugar del 24 al 27 de febrero en la capital catalana.
Tras horas de conversaciones han tomado la difícil decisión de suspender el congreso, después de que en la última semana una treintena de compañías hayan anunciado su no asistencia por su preocupación por el coronavirus COVID-19 y para proteger la salud de sus empleados. LG fue la primera compañía que la semana pasada se retiró del salón, y tras ella se ha producido una cascada de deserciones, como las de Sony, Ericsson, Amazon, NTT Docomo, Rakuten, Intel, Facebook o, más recientemente, Deutsche Telekom, , Nokia o Vodafone, una de las principales operadoras europeas, que además es miembro del Consejo de Administración de GSMA.

Numerosas bajas
Los organizadores no pudieron detener el goteo de bajas, a pesar del esfuerzo adicional que hicieron en los últimos días para transmitir un mensaje de tranquilidad y normalidad, anunciando nuevas restricciones de acceso al salón y reforzando las medidas de higiene y seguridad. También las administraciones públicas -Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona- han hecho énfasis en las últimas semanas en que no había razones sanitarias para suspender el Mobile y que no era necesario tomar más medidas de protección que las adoptadas hasta ahora. Barcelona se queda así este año sin el principal congreso de telefonía móvil del mundo, con todas las consecuencias, principalmente económicas, que ello comportará.
Y es que GSMA preveía que el Mobile dejara este año en Barcelona 492 millones de euros, que reuniera a más de 110.000 congresistas de 200 países y que creara unos 14.100 empleos a tiempo parcial. Duro palo para la economía. 

Comentarios