Atlántico

SOCIEDAD

Manzaneda inicia su nueva era y se equipara a las grandes estaciones

Con una treintena de cañones, podrá competir con otras infraestructuras del noroeste, que ya disponen de este sistema

Uno de los cañones de nieve, ya instalados en la estación de montaña, a la espera de las pruebas.
Uno de los cañones de nieve, ya instalados en la estación de montaña, a la espera de las pruebas.
Manzaneda inicia su nueva era y se equipara a las grandes estaciones

La estación de montaña de Manzaneda sube de categoría y llega al nivel de algunas de las grandes instalaciones para la práctica de esquí en toda España. La llegada de los 29 cañones de innivación artificial, cuyas pruebas está previsto que se retomen hoy si el tiempo lo permite, equipara a la única estación de Galicia y el norte de Portugal con otras de la península ibérica que cuentan con este sistema desde hace años, como La Molina (Girona), Baqueira Beret (Lleida), Masella (Girona) , Formigal-Panticosa (Huesca) o Alto Campoo (Palencia).
Una nueva era se abre en Ourense, lo que permitirá atraer a turistas de invierno durante más tiempo y sin la necesidad de mirar al cielo continuamente. Este sistema llega para evitar el cierre o la falta de actividad en los inviernos secos. Gracias a esto, otras estaciones de montaña de España consiguieron abrir durante años pese a los problemas meteorológicos. El primer cañón en Europa se instaló en Flaine (Francia)  en 1973, llegados desde el otro lado del "charco", en Estados Unidos, donde el primer dispositivo se puso en marcha en 1950. En realidad, muchos expertos desechan el calificativo de "artificial", ya que la nieve que sale de los cañones es tan real como la "natural". No tiene la cristalización habitual, pero no deja de ser agua congelada impulsada con cañones. 
Hoy ya hay más de 4.600 cañones de nieve instalados por las pistas de invierno de España y ya suponen casi cuatro de cada 10 kilómetros esquiables. Hace dos inviernos, en plena sequía, estaciones como Baqueira Beret –la que cuenta con mayores dispositivos– no podrían haber abierto sin este sistema. A día de hoy, estos cañones de nieve se han convertido en esenciales para completar con éxito las temporadas de esquí, en la que Manzaneda no podía quedarse atrás.