SOCIEDAD

La isla de Komodo cerrará porque están robando sus dragones

El turismo es uno de las grandes apoyos económicos que tienen los países porque enriquecen su economía. En otras ocasiones, supone una desventaja por el deterioro ambiental que conlleva. Esta es la situación que está viviendo la isla de Komodo en Indonesia.

Dragón de Komodo
Dragón de Komodo
La isla de Komodo cerrará porque están robando sus dragones

La isla indonesa es uno de los destinos elegidos por los turistas por sus playas, paisajes, y su gran atractivo, los dragones de Komodo. Recibe alrededor de 10.000 visitantes al mes, según los últimos datos de 2018. Dentro de la isla se encuentra el Parque Nacional donde habitan los lagartos más grandes del mundo.

La UNESCO afirma que en la isla viven más de 5.000 ejemplares en libertad, y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza los considera una "especie vulnerable".

Pero a partir de enero de 2020, los visitantes no van a poder seguir disfrutando de la isla porque las autoridades de Indonesia han decidido cerrar la isla a los turistas.

Esta decisión llega después de que las autoridades detuvieran a 9 hombres que robaron 41 dragones para después venderlos por 30.000 euros.
FIN MEDICINAL

Según han recogido medios como The Washington Post, los detenidos podrían haber robado a los dragones sustraídos para venderlos en el mercado de contrabando en el extranjero.

Los científicos creen que uno de los usos que pueden tener los lagartos es el medicinal. Aunque el profesor asociado de la escuela de ciencias biológicas de la Universidad de Queensland, Bryan Fry, en declaraciones al Post, cree que "es más complicado" su aplicación medicinal porque "no se sabe lo suficiente sobre los compuestos químicos" de los dragones.

El experto en tráfico de especies salvajes de WWF, Crawford Allan asegura, al The Washington Post, que el robo de los dragones "involucra al crimen organizado", pero también a "la corrupción de los funcionarios".

Allan afirma que si realmente "hay una demanda para su uso medicinal, deberíamos preocuparnos porque esto les puede llevar a la extinción".

Los dragones de Komodo son una especie única. No existen en ninguna otra parte del mundo. Estos lagartos se caracterizan por ingerir en cada una de sus comidas más del 50% de su peso. Además, pueden llegar a crecer hasta los 3 metros. Tienen un gran sentido del olfato y llegan a detectar la comida a unos 10 kilómetros de distancia.