Sociedad

Fatiga o trastorno del sueño, entre las secuelas postcovid

Sociedad

Sociedad

Fatiga o trastorno del sueño, entre las secuelas postcovid

Un grupo de turistas recién llegados a la ciudad, con mascarilla por la Rambla de Barcelona.
photo_cameraUn grupo de turistas recién llegados a la ciudad, con mascarilla por la Rambla de Barcelona.
Los médicos internistas advierten de los síntomas latentes en los pacientes tras superar el virus

nnn Muchos de los pacientes que sobrevivieron a la infección por covid-19 no se encuentran del todo restablecidos. Cansancio extremo, pérdida de masa muscular, tos, trastornos del sueño, alopecia y ganas de llorar son padecimientos frecuentes que controlan las unidades poscovid. Chus Domínguez Santalla, médico internista en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago y especialista en enfermedades infecciosas, pudo comprobar esta situación a tenor de las nueve decenas de pacientes tratados desde el 4 de junio, tanto en los casos críticos, como en aquellos con un ingreso convencional.
“Una fatiga que no se corresponde con la actividad que acaban de hacer” y que les provoca no estar al cien por cien. Aquellos que han pasado por cuidados intensivos normalmente presentan amiatrofia, prosigue, así como el síndrome tipo que sucede al paso por la UCI, que es el de la polineuropatía del enfermo crítico. Los que lo han pasado peor caminan además con mucha dificultad y precisan que se les ayude en la realización de tareas.
Esta facultativa remarca que lo que cuenta no entiende de edades ni del tiempo transcurrido tras el alta. La doctora explica que un 30% de los ya despachados “muestra todavía algún síntoma respiratorio”, como tos o sensación de falta de aire, y ello aunque la radiografía ya se haya normalizado, subraya. 

riesgo de cronificación
¿Cuáles de las molestias son simplemente de lenta resolución y cuáles se van a cronificar? Es lo que los especialistas tratan de dilucidar. “Muchos tienen trastornos del sueño y están frágiles emocionalmente". Los especialistas acusan el hecho de "estar ingresados en un hospital algunas semanas, solos en una habitación, y con dificultad para comunicarse”, Muchos siguen narrando sus dificultades para conciliar el sueño, así como que se emocionan fácilmente y sollozan con frecuencia, por lo que el aspecto emocional tampoco lo tienen controlado.
En cuanto a la alopecia: “No creo que sea directamente un efecto del SARS-CoV-2 y sí en cambio del estrés al que han estado sometidos”, afirma esta sanitaria. “El cuadro de desentrenamiento” es palpable; las consecuencias de ciertas medicaciones, como los corticoides, que producen mucha atrofia, igual.“Muchos tienen una pérdida de masa muscular considerable y necesitan volver a aprender a dar pasos. Varios de los que he visto estos días ya son capaces de hacerlo solos y otros necesitan venir acompañados por un familiar. Tambien recalca la importancia de la constante observación de estos pacientes pues,“aunque se encuentren bien, a todos los vamos a ver dentro de seis meses”. En la nueva normalidad, pide Chus Domínguez no bajar la guardia, “Hay que ser cautos con los movimientos entre países, comunidades e incluso provincias con distinta situación epidemiológica, extremando la vigilancia”. n 

Comentarios