Varios galardonados expresaron su compromiso con el idioma en el acto de la entrega

La defensa del idioma centra los Premios da Cultura Galega

Temía la Xunta que la primera edición de sus Premios da Cultura Galega quedase empañada por protestas contra su política cultural e idiomática, una vez que ha variado la que aplicaba el bipartito.
En el tránsito de gobierno, a los premios se le han caído por el camino el calificativo de 'nacionais' con que los había bautizado la conselleira Ánxela Bugallo (BNG) y toda la dotación económica (15.000 euros por categoría). El premio es una escultura de Silverio Rivas, que el galardonado en la sección de Letras, Agustín Fernández Paz, ya había anunciado que no recogería, en protesta contra la actitud de la Xunta hacia el idioma gallego.

Si subió al estrado para recibir el suyo, de Artes Plásticas, la pintora Menchu Lamas. La artista plástica gallega de mayor proyección internacional centró su intervención de agradecimientos en exponer la necesidad de 'recuperar o consenso co idioma'. 'Como na miña paleta, na que hai moitos matices, aí temos que estar todos', decía con el presidente de la Xunta y el conselleiro de Cultura a su lado de pié. La editorial Galaxia, que recibió el premio a la Promoción Cultural, siguió el guión de Lamas, para reivindicarse como una empresa que defiende 'a nosa lingua e a nosa cultura, a nosa identidade nacional'. 'A lingua é a nosa bandeira, a nosa marca de identidade', leía con cierto nerviosismo el consejero delegado, Manuel Meixide, un texto redactado a dos manos con el director de Galaxia, Víctor Freixanes. A los gobernantes, que seguían a su lado, les pedía 'non unha resposta partidista, senon unha integradora'.


CIDADE DA CULTURA

El galardonado en Artes Escénicas, Eduardo Alonso (fundador del Centro Dramático Galego Galego y pieza clave del teatro gallego contemporáneo), no se mostró conforme con la Cidade da Cultura, en Santiago, que la Xunta inaugurará en enero. 'A construcción de contedores dános brillo, pero o que nos dá explendor é a creacción', se despachó.

Núñez Feijóo y Ricardo Varela pudieron relajar el semblante, y hasta emocionarse, como casi todos, con la intervención de Enma Lustres, de Vaca Films, la productora de 'Celda 211' (8 goyas), que ayer recibió el premio de Creación Audiovisual. Lustres, acompañada en el atril por su marido, Borja Pena, relató, con voz entrecortada, la aventura empresarial y vital que ambos iniciaron hace sólo siete años, siendo novios, creando una productora que hoy es referencia en España. En ese periodo han dado a la luz a películas de éxito, y a Cayetana e Iago, a los que pidió 'desculpas polas nosas ausencias'. Los pequeños escuchaban desde abajo, junto a la abuela Cuca, que también recibió agradecimientos. 'Ao cabo, estamos aquí por vós', confesaba.

El premio de Iniciativas a prol do Patrimonio Cultural fue para la Fundación Barrié de la Maza, ('entendemos o patrimonio coma creador de riqueza', señaló su director, Javier López) y el de la Música, para la Orquesta Sinfónica de Galicia, con sede en A Coruña, cuyo gerente es un catalán, Oriol Ponsa, que ayer habló gallego.

En la entrega, en el palacio de congresos de Santiago, hubo un momento para el recuerdo de Fernández del Riego, Ana Kiro y el escritor e historiador ourensano Marcos Valcárcel, fallecidos en 2010. Entre el público estaban miembros del jurado, como Ramón Villares y los actores y productores Antón Reixa, Isabel Blanco, Luis Zahera o X.M. Oliveira 'Pico'.

Te puede interesar