Atlántico

SOCIEDAD

Una ciudad de Florida acepta pagar un rescate de 600.000 dólares a unos hackers a cambio de recuperar sus datos

La ciudad de Riviera Beach, en Florida (Estados Unidos), ha acordado pagar un rescate de 600.000 dólares que exigían unos cibercriminales tras haber secuestrado su sistema informático hace tres semanas, a cambio de recuperar sus datos.

La ciudad de Riviera Beach, en Florida
La ciudad de Riviera Beach, en Florida
Una ciudad de Florida acepta pagar un rescate de 600.000 dólares a unos hackers a cambio de recuperar sus datos

Según el diario New York Times, el ayuntamiento de Riviera Beach (Florida, Estados Unidos) pagará 600.000 dólares en bitcoins, es decir, 65 bitcoins, a unos hackers que paralizaron su sistema informático, con el fin de recuperar sus datos.

El ayuntamiento de la localidad, en la que residen actualmente 35.000 habitantes, ha tomado esta decisión por votación en una reunión extraordinaria este lunes y el pago estará cubierto por el seguro de la ciudad.

El ataque se produjo hace tres semanas cuando un empleado del consistorio pinchó sobre un enlace en un correo electrónico que recibió que permitía la entrada de un 'ransomware', un tipo de 'malware' que secuestra los datos y exige un rescate por recuperarlos.

El 'ransomware' encriptó todos los datos informáticos de la ciudad, deshabilitó el sistema de 'email', provocó que empleados y vendedores tuvieran que ser pagados por cheque en lugar de por un depósito directo, e impidió que las llamadas de los servicios de emergencias, 911 en Estados Unidos, entraran en los ordenadores públicos.

Rose Anne Brown, portavoz de la ciudad, declaró este miércoles que han consultado a consejeros de seguridad externos que les han recomendado hacer el pago a los 'hackers', aunque confiesa que esto no asegura que se recuperen todos los datos, como recoge The New York Times.

Los costes para reconstruir el sistema son incluso más altos que el rescate que piden los 'hackers', y de hecho, Riviera Beach ya votó cuando sufrió el ataque que destinaría un millón de dólares a comprar nuevos ordenadores.