Atlántico

CASOS EXITOSOS EN UCRANIA

Familias que han aprovechado la gestación subrogada

¿Confiarías en un completo extraño para que lleve y dé a luz a tu propio hijo?
Familias que han aprovechado la gestación subrogada

Mucha gente ha dicho que sí, y aprovechan las facilidades que existen en sobre la gestación subrogada en Ucrania. 

Según una estimación, alrededor de 25.000 parejas en los Estados Unidos han contratado a madres sustitutas desde 1976. 

Es un número relativamente pequeño, pero está creciendo gracias a los avances tecnológicos y la creciente legalización (y aceptación) de estos procedimientos, los cuales tuvieron tantos tabús al principio. 

Sin embargo, los tiempos han cambiado y ahora son muchos los casos de éxito. A continuación, compartiremos algunos contigo.

Caroline Jones

Dada la naturaleza íntima de la subrogación, lo común sería que la experiencia se compartiera dentro de las familias. Por ejemplo, que las hermanas den a luz en lugar de sus hermanas.
Pero, por alguna razón, en realidad es mucho más común que las parejas usen extraños como sustitutos. 

No fue así para Jo y Paul Coomb, una pareja británica que había pasado por 10 rondas de fertilización in vitro y dos abortos involuntarios durante más de 10 años tratando de concebir.

Su cuñada, Caroline Jones, se ofreció a llevar un bebé para ellos, y después de un embarazo ectópico que consumió el último de los embriones congelados de los ciclos de FIV, Caroline quedó embarazada usando sus propios óvulos y el esperma de Paul. El hijo de los Coombs, Charlie, nació el 30 de marzo del 2009.

Teresa Anderson

Teresa Anderson sabía que aceptar convertirse en madre sustituta para Luisa González y Enrique Moreno era una tarea seria. 

Obviamente no es fácil cargar a un niño durante nueve meses y luego tener que renunciar al bebé, sin importar qué tanta preparación mental se realice durante el proceso.
Pero nadie tenía idea de cuán arriesgada sería esta tarea: Anderson resultó quedar embarazada de quintillizos. 
El 26 de abril de 2005, dio a luz a cinco niños, más de 18 libras de bebés, lo que aparentemente la convirtió en la primera madre sustituta en dar a luz a quintillizos. 

Aún más sorprendente resulta el hecho de que Teresa al final rechazó su tarifa de $ 15.000, diciendo que González y Moreno requerirían el dinero más de lo que ella lo necesitaría.

Tina Cade

En 2004, Tina Cade dio a luz a sus propios nietos. Sí, lo leíste bien. La mujer de Virginia, de 55 años (¡posmenopáusica!) sorprendió a todos, incluida ella misma, cuando se le ocurrió la idea de ser la sustituta de su hija, que sufre de endometriosis y había tratado de quedar embarazada durante cuatro años. 

"Estábamos completamente estupefactos", dijo su yerno. Luego, Cade se sometió a una fertilización in vitro, y el siguiente shock se produjo cuando la familia se dio cuenta de que no llevaría uno, sino tres bebés. 

Después de un embarazo relativamente sencillo y un parto por cesárea, Cade pasó a establecer una base que ayuda a otras familias a lidiar con la infertilidad. 

Jennifer Rutansky

En octubre del 2005, una mujer de Florida se convirtió en la primera paciente de cáncer en tener un hijo a través de un sustituto usando sus propios óvulos congelados.

Todo comenzó en 1997 cuando Jennifer Rutansky, que entonces tenía 26 años, soltera y atravesando un segundo episodio de linfoma de Hodgkin, congeló 13 de sus óvulos antes de someterse a quimioterapia. ¿La razón? Estaba consciente de que había enormes posibilidades de que el procedimiento la dejara estéril.

Posteriormente, los óvulos fueron fertilizados con el esperma de su esposo, y la pareja eligió tomar la ruta sustituta porque el útero de Jennifer se había deteriorado por los tratamientos de radiación.

Jacob Evan Rutansky nació en octubre del 2005, tal como sucedió, justo después de que sus padres adoptaran a una niña, Elizabeth. Lamentablemente, Jennifer Rutansky sucumbió al cáncer en septiembre de 2010.

Liz Stringer

Muchas madres sustitutas encuentran que la experiencia es física y emocionalmente agotadora para siquiera considerar repetirla. 

Sin embargo, algunas regresan por más, pero probablemente ninguna tantas veces como una mujer galesa. 

Se trata de Liz Stringer, madre soltera de dos hijas, quien ha dado a luz a seis bebés sustitutos, el último en 2010, a los 47 años. 

Cuando tenía 20 años, prometió probar la subrogación cuando el cáncer de cuello uterino dejara a una amiga infértil. 

Su primera experiencia de subrogación finalmente llegó en 1997, cuando tuvo un hijo para una pareja que había estado tratando de quedar embarazada durante 20 años. 

Ha tenido cinco más desde entonces, sin remordimientos (y sin pago). "La enorme emoción que siento al ver la alegría de los padres es lo que lo hace adictivo", dice.

¿Por qué considerar la gestación subrogada en Ucrania?

En primer lugar, este país cuenta con una de las legislaciones más desarrolladas en lo que a subrogación se refiere en todo el mundo. De hecho, la mayoría de los países prohíbe este tipo de procedimientos.

Gracias a este marco jurídico tan desarrollado, existen empresas que se han dedicado única y exclusivamente a desarrollar procedimientos y tecnología que incrementen las posibilidades de que los padres de que los padres intención alcancen su objetivo: tener hijos, ampliar el número de integrantes dentro de su familia.

En ese sentido, ilaya destaca como una de las empresas más avanzas en cuanto a subrogación gestación subrogada se refiere.

Desde su fundación en el año 2011, ilaya se ha esforzado en crear un servicio integrado especialmente diseñado para atender a parejas de todo el mundo.

Sus servicios incluyen los siguientes aspectos:

  • Asistencia única: los pacientes tendrán un asesor dedicado especialmente a su caso.
  • Personal bilingüe: un aspecto fundamental para atender a personas de cualquier nacionalidad.
  • Oficinas modernas: para alcanzar los objetivos, los centros de asistencia se han equipado con equipos de última generación.
  • Banco criogénico propio: diseñado con el propósito de que los pacientes puedan almacenar todo su material biológico. 
  • Planes de pago personalizados: ningún paciente se parece a otro en términos financieros. Por eso, existen planes especiales de pago, que se adaptan a las circunstancias económicas del paciente.