Los bombos, listos para repartir 2.500 millones de euros

Los dos grandes bombos de los que saldrán mañana los números y los premios del sorteo extraordinario de Navidad, el más tradicional, arraigado y esperado de cuantos se celebran en España, aguardan ya el Palacio de Congresos de Madrid para repartir más de 2.500 millones de euros.

Sólo un número será agraciado con el popular 'gordo', dotado este año con 4 millones de euros (400.000 euros por décimo), el premio de la Lotería Nacional más importante de la historia, con un incremento del 33,3 por ciento respecto al que se repartió el pasado año.

Pero entre las principales novedades de mañana destaca también el aumento de los números que se van a sortear, que crecen de 85.000 hasta 100.000 (desde el 00.0000 hasta el 99.999).

Además del 'gordo', aumenta la dotación del segundo premio, que pasa de un millón de euros a 1.250.000 euros a la serie (125.000 euros por décimo), mientras que el tercero mantiene la misma cantidad que el pasado año, de 500.000 euros a la serie (50.000 euros al euro).

La lista de los trece premios principales se completará con dos cuartos premios, dotado cada uno de ellos con 200.000 euros a la serie (20.000 euros al décimo) y ocho quintos premios, cada uno de los cuales se llevará 60.000 euros por serie (6.000 euros cada décimo).

Este año se han emitido 3.600 millones de euros, de los cuales el 70 por ciento (unos 2.520 millones) se destinará a premios y el resto, además de cubrir los gastos de gestión y administración, retornarán al Tesoro Público.

A lo largo de las próximas horas se realizará en el Palacio de Congresos, reconvertido en 'salón de sorteos', el examen y el recuento de las bolas y de los números que se utilizarán, aunque mañana, antes de que los bombos comiencen a girar, cualquier persona podrá comprobar físicamente que está un número o un premio determinado.

Las bolas que se usan en el sorteo han sido fabricadas en madera de boj, y todas tienen idéntico peso y tamaño (tres gramos y 18,8 milímetros de diámetro), con los numeros y las letras grabados con láser.

Como cada año, los números que simbolizan fechas en las que se han registrado eventos importantes se acaban convirtiendo en los más deseados. Pero tal fue la euforia que desató el año pasado el 11.710 (coincidente con el 11 de julio de 2010, día en el que la selección española de fútbol de proclamó campeona del mundo) que las peticiones han continuado este año.

Entre los números más reclamados este año están el que lleva la fecha de la boda de la Duquesa de Alba (51.011); el día que dos fuertes terremotos sacudieron la localidad murciana de Lorca (11.511); la de la boda del príncipe Guillermo con Kate Middleton (29.611); o el día de la muerte de Amy Winehouse (23.711).

Uno de los más buscados ha sido, claro, el 11.111.

Y para cantar los números están ya preparados 35 niños del Colegio de San Ildefonso, seleccionados entre un nutrido grupo de voluntarios, y que durante los últimos meses se han sometido a un entrenamiento muy intenso para afinar sus voces, para templar los nervios, para combinar disciplina y desparpajo y para evitar que ocurra lo peor: que una bola se les caiga de la mano y ruede por el suelo.

Aunque el agraciado con alguno de los premios principales ganará más dinero que en años anteriores, la probabilidad de que eso ocurra es menor, debido precisamente al aumento en 15.000 (de 85.000 a 100.000) de los números que se sortearán mañana.

Esa probabilidad de 'cazar' algo ha bajado del 5,68 al 5,3 por ciento al aumentar el número de bolas que entran en el bombo, según los cálculos efectuados por el profesor de Matemática Aplicada Miguel Córdoba Bueno, de la Universidad CEU San Pablo.

Te puede interesar