Un atlas exhaustivo del músculo esquelético puede alargar la vida

El músculo esquelético desempeña un papel fundamental en la regulación metabólica corporal.
photo_camera El músculo esquelético desempeña un papel fundamental en la regulación metabólica corporal.

Un estudio internacional logra generar el mapa unicelular del cuerpo humano envejecido más completo hasta la fecha

Investigadores de la Universidad Pompeu Fabra, junto con equipos de científicos de China, Estados Unidos y España, han estudiado la expresión génica y epigenética de las células del músculo esquelético a diferentes edades para producir el atlas unicelular del músculo esquelético humano envejecido más completo hasta la fecha, lo que puede contribuir a alargar la vida.

Este estudio proporciona a los científicos un recurso para identificar las células de los músculos esqueléticos que pueden ser susceptibles de intervenciones médicas, farmacológicas y de estilo de vida. Esto podría repercutir en la salud física y contribuir a alargar la vida.

El músculo esquelético es el sistema motor clave del cuerpo humano y desempeña un papel fundamental en la regulación metabólica corporal. Con el aumento de la edad, sobre todo en individuos de más de 80 años, los músculos esqueléticos sufren sarcopenia, una pérdida progresiva de masa y función muscular.

La sarcopenia no solo aumenta la discapacidad del individuo, sino que también interviene en el rápido declive de las funciones generales de las personas mayores, que las hace más frágiles. Los mecanismos subyacentes no se conocen bien. Hasta ahora no se habían investigado sistemáticamente las bases biológicas de la sarcopenia a nivel unicelular.

Equipos de investigación científica de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona), de Altos Labs de San Diego (EEUU), la Universidad de Valencia/Incliva y el Hospital Arnau de Vilanova de Valencia (España), de BGI-Research, el primer hospital afiliado de la Universidad Farmacéutica de Guangdong (China), los institutos de Biomedicina y Salud de Guangzhou (Academia China de Ciencias), y otras instituciones, han analizado la expresión génica y el estado epigenético de 387.000 células individuales en biopsias de músculo de las extremidades inferiores de 31 individuos de diferente sexo, edad y procedencia regional.

“Como el atlas más exhaustivo del envejecimiento muscular humano a nivel unicelular hasta la fecha, este estudio será una referencia tanto para el campo del envejecimiento como para el de la sarcopenia y la fragilidad”, ha afirmado la doctora Pura Muñoz-Cánoves, directora del estudio.

El músculo esquelético humano está formado en gran parte por fibras musculares (miofibras), de las que existen dos tipos. Las fibras musculares de tipo 1 participan principalmente en actividades físicas de resistencia, como carreras de larga distancia o ciclismo.

Se caracterizan por una velocidad de contracción muscular lenta, un metabolismo aeróbico elevado y una gran actividad mitocondrial. Las fibras musculares de tipo 2 son importantes en las actividades físicas que requieren explosiones repentinas de potencia, como los saltos, los sprints y el levantamiento de pesas. Tienen velocidades de contracción muscular más rápidas, son más propensas a la fatiga y dependen principalmente del metabolismo anaeróbico para producir energía.

Este trabajo describe cómo las poblaciones de células musculares esqueléticas, incluidos tanto los núcleos individuales en fibras multinucleadas como en células mononucleadas convencionales, cambian con el envejecimiento, así como las redes multicelulares subyacentes a estos cambios. Al comparar estos datos con datos genéticos, el equipo también pudo identificar elementos clave que predicen la susceptibilidad a la sarcopenia.

Te puede interesar