Atlántico

SOCIEDAD

Ángel Hernández ayudó a morir a su mujer en un "acto de amor"

Rechaza que el caso de la eutanasia de su pareja sea juzgado como de violencia machista

Ángel Hernández atiende a los medios en su casa, al día siguiente de ayudar a morir a su mujer.
Ángel Hernández atiende a los medios en su casa, al día siguiente de ayudar a morir a su mujer.
Ángel Hernández ayudó a morir a su mujer en un "acto de amor"

La defensa de Ángel Hernández, el hombre que ayudó a su mujer enferma terminal a morir, recurrirá la decisión del juez de pasar el caso a un juzgado de Violencia de Género al entender que está acreditada la intencionalidad de los hechos, como fue cumplir la voluntad de su mujer para evitar que sufriera más.
Así lo confirmó su abogada al estar en contra de la competencia de un juzgado de Violencia de Género para investigar los hechos dado que "no parece de sentido común" esta calificación porque fue "un acto de amor" hacia Maria José Carrasco, enferma de esclerosis múltiple desde los 32 años. El pasado jueves, el juez de instrucción número 36 de Madrid acordó su libertad sin medidas cautelares tras prestar declaración.
Para la letrada, es "bastante chocante que el caso se considere como violencia de género porque no hay una superioridad ni un enfrentamiento". En relación a la sentencia del Tribunal Supremo en la que se sustenta el juez para tomar esta decisión asegura que "jurídicamente no debe haber un cambio en el procedimiento porque en este caso está acreditada la intencionalidad", recalca.
En un comunicado del despacho ABA Abogadas, la letrada Olatz Alberdi considera "injusto" que Ángel "se vea sometido al Juzgado de Violencia de género, con lo que ello conlleva a nivel emocional, ya que entiende que "no es conforme a Derecho que todos los casos entre un hombre y una mujer deban tramitarse por violencia de género cuando las causas y la intención están claras, como ocurre en este caso".

ayudó a cumplir su voluntad
"Aunque la decisión no supone una variación sustancial de las condiciones judiciales, Ángel Hernández se muestra afectado por las implicaciones que tiene, a nivel social y de conciencia para él, que su causa la instruya un Juzgado de Violencia sobre la Mujer, cuando en todo momento ha quedado patente el respeto y el amor que profesaba por su mujer, María José Carrasco, a quien ayudó a cumplir su voluntad de morir sin padecer mayores sufrimientos", señala. El titular del Juzgado de Instrucción número 25 de Madrid, que asumió inicialmente el caso, se inhibió en favor de un juzgado específico de Violencia sobre la Mujer, respondiendo a la última doctrina marcada por el Tribunal Supremo, según confirmaron fuentes jurídicas. Esa doctrina marca que estos juzgados asuman la instrucción de diligencias sobre la muerte de una mujer en el que esté implicado la pareja o expareja pasa a este tipo de órganos, sin valorar la intencionalidad. "Tiene que ser así", exponen las mismas fuentes para señalar que no hay nada raro en esa inhibición sino el cumplimiento de la doctrina fijada por el Alto Tribunal.
La Fiscalía también recurrirá la decisión del juez, al entender que las circunstancias del caso "excluyen" la violencia machista, según anunció ayer la fiscal de sala de Violencia machista, Pilar Martín Nájera. "No compartimos ni la decisión ni los argumentos", dejó claro Martín Nájera que considera que el juez hizo una "valoración sesgada" de las sentencias en las que se apoyó , pues en violencia de género se cometen en un contexto de " dominación, humillación y discriminación".