Ángel Carracedo, “catedrático singular” para la Complutense

Ángel Carracedo y Eng Lo, nuevos doctores honoris causa por la Universidad Complutense.
photo_camera Ángel Carracedo y Eng Lo, nuevos doctores honoris causa por la Universidad Complutense.
La universidad madrileña le designa doctor honoris causa junto al profesor de Harvard Eng Lo

El paraninfo de San Bernardo de la Universidad Complutense de Madrid acogió ayer el nombramiento como doctores honoris causa a los profesores Eng Lo, de la Universidad de Harvard, y Ángel Carracedo Álvarez, de la Universidad de Santiago. El rector Joaquín Goyache aseguró que “cada nombramiento de un doctor honoris causa nos llega de orgullo, porque la UCM gana en talento y en saber”, y definió a Lo y a Carracedo Álvarez como “dos grandes intelectuales, comunicadores e investigadores” que siempre trabajaron en el campo de la salud para que este mundo avance en la dirección correcta.

Fernando Bandrés Moya, del Departamento de Medicina Legal, Psiquiatría y Patología de la Facultad de Medicina, recordó los orígenes de Ángel María Carracedo Álvarez desde su licenciatura en la Universidad de Santiago, donde es catedrático de Medicina Legal. Entre sus cargos estuvo el de director, entre otros, del Instituto de Medicina Legal de dicha universidad, de la Fundación Pública Gallega de Medicina Genómica y del Centro Nacional de Genotipado. Carracedo es un experto internacional en genética y publicó más de 800 artículos, siendo uno de los autores más citados en el campo de la Medicina Legal. Por su investigación de los mecanismos moleculares subyacentes a diversas enfermedades, así como por su contribución a la ciencia y la medicina legal es ampliamente reconocido a nivel nacional e internacional, como demuestran sus numerosos premios y ocho doctorados honoris causa.

En su laudatio, Bandrés Moya reconoció sentir “asombro y sorpresa, por una vida llena de actividad tan amplia y profunda, que afecta por su conocimiento a los cinco continentes”. Desde los primeros momentos el Instituto de Medicina Legal, hoy de Ciencias Forenses, de la Universidad de Santiago, se convirtió en un polo de innovación en genética forense, donde “se han desarrollado algunos de los kits que se utilizan en todos los laboratorios del mundo”.

Te puede interesar