Salud

Los niños ingieren menos nutrientes de los debidos para la salud de los huesos

Salud

SALUD

Los niños ingieren menos nutrientes de los debidos para la salud de los huesos

Niños, con su menú, en un comedor escolar.
photo_camera Niños, con su menú, en un comedor escolar.
n n n   La infancia en España ingiere menos alimentos con calcio y vitamina D de las dosis recomendadas por los expertos pero también menos fósforo y magnesio, todos ellos nutrientes relacionados con la salud ósea, que empieza a cimentarse ya desde el nacimiento.
Son algunas de las conclusiones de los resultados del último trabajo publicado en el marco del estudio EsNuPI (Estudio Nutricional en Población Infantil Española), presentadas este martes sobre la ingesta dietética habitual, adecuación nutricional y fuentes alimentarias de calcio, fósforo, magnesio y vitamina D de los niños de 1 a 10 años en España.
El estudio, a partir de una muestra de algo más de 1.500 niños, revela un consumo de estos nutrientes por debajo de las recomendaciones, un hecho que preocupa a los expertos porque éstos ayudan a garantizar el correcto desarrollo del organismo y contribuyen a la prevención de problemas óseos de adultos.
Los autores de la investigación, impulsada entre otros por la Fundación Española de Nutrición (FEN), también concluyen que el consumo de leches adaptadas -las enriquecidas o fortificadas en nutrientes adaptados para la edad- ayudan a alcanzar las ingestas diarias recomendadas para estos micronutrientes.
Además, destacan que el consumo de leche y productos lácteos ha disminuido en los niños en las últimas décadas y en "muchos países", lo que contribuye a que "muchos" pequeños no cumplan con los requerimientos médicos e ingestas adecuadas de diversos nutrientes, según explica la catedrática de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid, Rosa Ortega.
La mayoría de los niños consumen menos vitamina D de la cantidad aconsejada, que es de 15 microgramos al día, por ejemplo las niñas de 4 a 6 años ingieren 2,72 y los niños 2,85, en tanto que es dos tres veces mayor en consumidores de leches adaptadas, aunque ambos grupos necesitan mejorar. Los productos lácteos son la principal fuente alimentaria de vitamina D, en concreto el 37,8 %, seguidos de pescados, huevos y cereales.Los niños españoles también necesitan aumentar las ingestas de fósforo y magnesio. 
En general, los niños españoles deben tomar dos o tres raciones de lácteos al día, según la catedrática de la Complutense, y más verdura, cereales integrales, pescado y huevos.Además, las raciones deben ser adecuadas porque si se toman en exceso habría un exceso de energía o de grasa, entre otros, según  indican los nutricionistas.n