Atlántico

SALUD

Los dentistas recomiendan dos revisiones odontológicas anuales para prevenir el cáncer oral

Realizar dos revisiones odontológicas anuales y una autoexploración cada 6 meses a partir de los 40 años es "una de las medidas más efectivas" para detectar posibles lesiones que puedan derivar en cáncer oral, junto con llevar un estilo de vida saludable, según el presidente del Consejo General de Dentistas, Óscar Castro Reino.

Los dentistas recomiendan dos revisiones odontológicas anuales para prevenir el cáncer oral



Así lo ha recordado con motivo del Día Europeo del Cáncer Oral, que se celebra este 12 de junio para advertir sobre los peligros de esta enfermedad con un alto índice de mortalidad y una gran incidencia entre la población. En España, se diagnostican alrededor de 7.000 nuevos casos de cáncer oral al año y, aproximadamente, 1.500 personas mueren a causa de esta enfermedad, superando a los accidentes de tráfico.

El cáncer oral es un tumor maligno localizado en la boca y que afecta a cualquiera a de sus tejidos (lengua, encías, mejillas y labios). Puede presentar diferentes síntomas, como una ancha blanca/roja o bulto en la cavidad oral; una llaga que no se cura en dos semanas o que sangra con facilidad; dificultad al masticar, tragar o mover la lengua y la mandíbula; y adormecimiento de la boca o la lengua.

Castro Reino apunta que, ante cualquiera de estas señales, hay que acudir al dentista, ya que "el diagnóstico precoz es clave para el pronóstico de la enfermedad, porque favorecerá su curación, minimizando el riesgo de mortalidad". Pero, sin embargo, solo el 25-30 por ciento de los casos se detecta en estadios iniciales, apostilla.

En este sentido, añade que el estilo de vida de la persona está "muy relacionado" con la aparición de este tipo de cáncer. Así, múltiples factores propician el cáncer oral, como el consumo de alcohol y tabaco (el 90 por ciento de los casos de cáncer oral está relacionados con este hábito), una mala alimentación, una higiene bucodental deficiente, el virus del papiloma humano, infecciones, prótesis mal ajustadas que provocan heridas, radiaciones ultravioletas o determinados productos químicos.