Mundo

La UE, lista para negociar las relaciones con el Reino Unido

Mundo

Mundo

La UE, lista para negociar las relaciones con el Reino Unido

El negociador Michel Barnier y los miembros de la UE Andreja Metelko-Zgombic y Maros Sefcovic.
photo_cameraEl negociador Michel Barnier y los miembros de la UE Andreja Metelko-Zgombic y Maros Sefcovic.
Las conversaciones entre Londres y Bruselas podrían comenzar el próximo lunes, día 2 de marzo
La Unión Europea (UE) dio ayer luz verde definitiva al mandato para negociar su relación con el Reino Unido tras el Brexit, de modo que las conversaciones entre Londres y Bruselas podrán comenzar el próximo lunes, 2 de marzo. Los ministros de Asuntos Europeos de los Veintisiete aprobaron durante una reunión del Consejo de Asuntos Generales celebrada en Bruselas las directrices que guiarán al negociador comunitario, Michel Barnier, en sus conversaciones con el Gobierno británico para dar forma a los vínculos futuros entre el Reino Unido y la UE. Ese mandato no afecta al territorio de Gibraltar pues la negociación sobre el Peñón se llevará a cabo de forma separada y en paralelo a las conversaciones principales.
Tras la aprobación por parte de los ministros, un trámite meramente formal, pubilcó el mandato, que apuesta por establecer una asociación económica con el Reino Unido "ambiciosa, equilibrada y que cubra múltiples áreas, siempre que haya garantías suficientes para la igualdad de condiciones", de forma que se mantenga una competencia abierta y justa.
Así, los Veintisiete aspiran a pactar un acuerdo de libre comercio con los británicos que no fije aranceles ni cuotas a los bienes que entren en el mercado europeo.
Según indicó el Consejo de la UE (los países) en un comunicado, el acuerdo comercial debería abrir la puerta a la cooperación en aspectos aduaneros y regulatorios. También debería incluir mecanismos de gestión y supervisión, así como de resolución de disputas, según los Estados miembros. Para garantizar que se respeta la igualdad de condiciones y una competencia justa, el mandato señala que la UE debería tener la posibilidad de aplicar medidas "autónomas, incluidas las interinas.