Mundo

La UE intenta acabar con las brechas en su plan migratorio

Mundo

Mundo

La UE intenta acabar con las brechas en su plan migratorio

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.
photo_cameraUrsula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.
El nuevo proyecto de asilo europeo plantea abolir el Reglamento de Dublín y combatir las mafias

n n n El nuevo plan migratorio y de asilo que la Comisión Europea presentará el próximo miércoles es la oportunidad de resolver un problema que divide desde hace años a la UE, entre los países de entrada de los flujos, que se sienten abandonados, y los que se niegan a acoger a solicitantes de asilo. Lejos quedó la crisis migratoria de 2015, cuando llegaron a la UE casi 1,9 millones de migrantes, muchos huyendo de la guerra en Siria, y aunque el número de entradas ahora es muy inferior, 139.000 irregulares el año pasado, el problema de la gestión migratoria sigue generando tensiones.El incendio la pasada semana del campamento de refugiados en Moria (Grecia), construido para 3.000 inmigrantes pero que albergaba a 12.000, recuerdan lo urgente que es para la UE encontrar una solución que ponga fin a las emergencias. 
La presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, dijo esta semana que el nuevo plan de Bruselas "abolirá el Reglamento de Dublín", la normativa que establece que es el Estado miembro de entrada el que debe hacerse cargo de las peticiones de asilo de los migrantes.

¿hay posibilidad de éxito?
Las grandes líneas del plan consistirán en proteger las fronteras exteriores, combatir las mafias, impulsar los retornos y crear vías legales de entrada. Y lo cierto es que en esta ocasión, según Carmen González, del Real Instituto Elcano, hay varios factores que podrían hacer más fácil encontrar una solución. Por un lado, el plan para la recuperación económica de la UE, que llevó al "renacimiento del sentimiento europeo.
Además, pese a que las cifras de llegadas son ahora inferiores a las de 2015, existe el riesgo de que la situación se salga de control si no se resuelve el conflicto territorial entre Turquía, Grecia y Chipre, que podría anular el acuerdo migratorio entre los Veintisiete y Ankara. Los estados miembros "son conscientes" de esa situación y ello puede llevar aque acepten "un reparto más solidario", afirma la experta. n