La medida beneficia a 30 millones de personas

El Senado aprueba la reforma sanitaria de Obama

Barack Obama y Joseph Biden, al fondo, tras la aprobación de la reforma. (Foto: Brendan Hoffman)
El Senado estadounidense aprobó este jueves con 60 votos a favor y 39 en contra la reforma sanitaria impulsada por el presidente, Barack Obama, lo que abre la posibilidad a que más de 30 millones de personas sin seguro se beneficien de cobertura sanitaria en el país, ampliando dicha cobertura al 94 por ciento de la población.
Todos los senadores demócratas han respaldo aprobar el proyecto de reforma sanitaria, manteniendo la diciplina de voto. A ellos se han sumado los dos senadores independientes en la Cámara Alta para sacar adelante la reforma.

A pesar de esta indudable victoria para Obama, que se ha volcado en sacar adelante el que se ha convertido ya en uno de sus más espinosos proyectos personales como es la reforma sanitaria, los analistas anticipan negociaciones duras el próximo mes de enero para poder concilar los proyectos de reforma aprobados por el Senado y la versión que aprobó la Cámara de Representantes el pasado 7 de noviembre. Ésta versión contiene un enfoque distinto en materia de impuestos, aborto y un plan de seguro médico administrado por el Gobierno.

La Cámara de Representantes y el Senado deberán volver a votar el texto de la reforma sanitaria conciliada antes de someterla a la firma del presidente Obama para que pueda entrar en vigor. El Partido Demócrata confía en que esto pueda ocurrir antes de que el mandatario pronuncie, a finales de enero, su discurso sobre el Estado de la Nación.

El presidente Obama, que postergó su viaje a Hawai para pasar las fiestas navideñas hasta que concluyera la votación de la reforma sanitaria en el Senado, se juega su credibilidad en esta reforma, sobre todo si se tiene en cuenta que el índice de popularidad del mandatario cayó a cerca del 50 por ciento, en pleno debate parlamentario de la reforma.

LA REFORMA

El proyecto de ley extendería la cobertura de salud a más de 30 millones de estadounidenses sin seguro médico y frenaría algunas prácticas de la industria, como negarle la cobertura a personas con enfermedades de larga duración o degenerativas. Igualmente, garantizaría subsidios para quienes no pueden pagarse un seguro privado y crearía una bolsa estatal que permitiría a quienes carezcan de un seguro dotarse de un plan y comparar precios.

El Partido Republicado ha criticado insistentenmente la reforma sanitaria propuesta por Obama al considerarla una intromisión costosa en el sistema de salud y criticó que elevaría el déficit presupuestario estatal, además de reducir las opciones entre seguros para los pacientes.

La propuesta de reforma aprobada por el Senado disminuiría en unos 132.000 millones de dólares en un plazo de diez años el déficit presupuestario del Estado, según cálculos de la Oficina de Presupuestos del Congreso.

Te puede interesar