Atlántico

MUNDO

Una pareja de Pontecesures, entre los fallecidos en los atentados en Sri Lanka

Un joven de Rianxo, Alberto Chaves, que trabajaba en la planta de la India de la viguesa Profand, y su novia, María González, que había ido a verlo,  murieron en uno de los hoteles

María González Vicente y Aberto Chaves, la pareja de novios fallecida.
María González Vicente y Aberto Chaves, la pareja de novios fallecida.
Una pareja de Pontecesures, entre los fallecidos en los atentados en Sri Lanka

Una pareja de gallegos falleció en la cadena de atentados perpetrados el domingo en varias iglesias y hoteles de lujo de Sri Lanka, según informó el alcalde de la localidad pontevedresa de Pontecesures, Juan Manuel Vidal, localidad donde tenían su domicilio en Galicia. Uno de los fallecidos es Alberto Chaves, según informó la empresa Profand, en cuya filial en India, Profand Vayalat, trabajaba este hombre de 31 años. Su novia, María González Vicente, de 32 años, trabajaba en la empresa de su familia, en Padrón, especializada en equipación de trabajo.


El alcalde de Pontecesures detallaba que ella había ido a visitar a su novio, originario de Rianxo, y que ambos se encontraban de vacaciones en Sri Lanka. Juan Manuel Vidal, que admitía que se siente "un poco sobrepasado", ya que la joven vivía a apenas 500 metros de su casa, convocó en la tarde de ayer una reunión de portavoces municipales y este martes habrá un pleno extraordinario en el que se decretarán tres días de luto oficial. También habrá luto en el municipio de Rianxo, de donde era originario Alberto Chaves.


El alcalde de esta localidad, Adolfo Muíños, contó que el muchacho era natural de la parroquia de Leiro y que como muestra de acompañamiento y solidaridad hacia los suyos este martes a mediodía ante el ayuntamiento se celebrará un minuto de silencio en repulsa por lo ocurrido y extensible a todos los actos terroristas.
Alberto Chaves había trabajado en Central Lechera Gallega y en Conservas Garavilla. También había vivido una temporada en Londres, donde ejerció como recepcionista en un hotel.

Consternación en la empresa


Una portavoz de la compañía viguesa Profand, dedicada a los productos congelados del mar, transmitió su consternación por la muerte de Alberto Chaves, y se ofreció a ayudar en todo lo posible a la familia.


Por el momento, el Ministerio de Exteriores español solo confirmó el "desgraciado fallecimiento de dos ciudadanos de nacionalidad española". Fuentes de este departamento aseguraron que la embajada está realizando gestiones para obtener a la máxima brevedad los certificados oficiales por parte de las autoridades judiciales de Sri Lanka.
El número de muertos en la sangrienta serie de atentados el Domingo de Resurrección en Sri Lanka aumentó ayer lunes a 290 personas, en una jornada en la que las autoridades declararon un estado de emergencia condicional y culparon de los "ataques suicidas" a un grupo islamista local. Al menos 32 extranjeros se encuentran entre los fallecidos y 30 más están hospitalizados. 

Un danés pierde tres hijos
Entre los extranjeros muertos se encuentran tres hijos de Anders Holch Povlsen, dueño de la firma de moda Bestseller y uno de los hombres más ricos de Dinamarca. Bestseller posee marcas como Only, Vero Moda y Jack&Jones, además de contar con una red de 2.700 tiendas y presencia en más de 15.000 establecimientos multimarca en Europa, América, Oriente Medio, Australia e India. La compañía danesa tiene asimismo importantes participaciones en dos gigantes de la venta de moda a través de internet, como la británica Asos y la alemana Zalando.
La magnitud de la tragedia, en una jornada festiva para la cristiandad en la que las iglesias y los restaurantes se encontraban repletos, no se veía en el país desde la guerra civil entre la guerrilla tamil y el Gobierno que finalizó en 2009 tras 26 años de conflicto. Ayer se reeditó el temor a un nuevo atentado cuando se reportó una explosión cerca de la capitalina iglesia de San Antonio, una de las atacadas el domingo. La detonación tuvo lugar cuando un equipo de artilleros trataba de desactivar una bomba hallada a poca distancia de la iglesia, y añadió que no se produjeron víctimas.