Giro ultraconservador en Irán tras la muerte de Raisi

El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei.
photo_camera El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei.
Kermani, de 93 años, asume un mandato de tres años en el órgano que elegirá al sucesor de Jamenei

La muerte el domingo en un accidente de helicóptero del presidente iraní, Ebrahim Raisi, desató las especulaciones sobre la sucesión de Alí Jamenei, el líder supremo, que al parecer no gozaría de buena salud. Raisi era uno de los principales candidatos. Su muerte aparecía como una oportunidad para que el régimen reincorporase a moderados y reformistas a funciones estatales.

Pero las primeras decisiones no apuntan en esa dirección. El clérigo ultraconservador Mohamad Alí Kermani fue designado ayer como nuevo presidente de la Asamblea de Expertos de Irán, el organismo encargado de la elección del líder supremo del país, cargo ocupado desde 1989 por Jamenei.

Kermani, de 93 años, fue elegido para un mandato de tres años en la primera sesión del organismo tras las elecciones parlamentarias de marzo. La Asamblea de Expertos iniciaba así su sexto mandato de ocho años desde la Revolución Islámica de 1979 con la elección de Kermani, que reemplaza al también ultraconservador Ahmad Yanati, de 97 años. El organismo está integrado por 88 clérigos chiíes, si bien dos de ellos, Raisi y el líder de los rezos del viernes en Tabriz, Mohamed Alí Ale Hashem, murieron en el citado accidente aéreo del domingo en Azerbaiyán, suceso en el que también falleció el ministro de Exteriores, Hosein Amirabdolahian. En los últimos años, el círculo íntimo del régimen de Irán se ha ido reduciendo. 

EEUU se desmarca

La muerte de Raisi ha abierto un periodo de interinidad en Irán de cara a la celebración de nuevas presidenciales, ya fijadas el 28 de junio, y ha supuesto un varapalo para los esfuerzos de sucesión del propio Jamenei. Ayer, durante la sesión, Jamenei destacó que la Asamblea es “el paradigma de la democracia islámica” y pidió “prestar atención al exhaustivo plan de gobernanza islámica”.

Mientras, desde EEUU, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, negó cualquier responsabilidad de Washington en el accidente del helicóptero de Raisi, en el que todos los pasajeros y tripulantes fallecieron tras el siniestro. “Estados Unidos no tuvo nada que ver en ese accidente. Y eso es un hecho, simple y llanamente”, manifestó en respuesta a las preguntas de los periodistas durante una rueda de prensa en la que ha afirmado que no especulará sobre “a qué culparán” las autoridades iraníes. El jefe del Pentágono, que señaló que está monitorizando la situación con respecto a la muerte de Raisi “en el desafortunado accidente”, e indicó que no puede especular sobre cuál pudo haber sido la causa del accidente, si bien podría haber sido un fallo mecánico o un error del piloto. “Sé que los iraníes están investigando. Entonces, veremos cuál es el resultado una vez que se complete su pesquisa. No veo necesariamente ningún impacto más amplio en la seguridad regional”, dijo Austin.

Te puede interesar