Mundo

Europa alivia el confinamiento, pero con cautela y seguridad

Mundo

mundo

Europa alivia el confinamiento, pero con cautela y seguridad

Un grupo de personas espera pacientemente su turno para entrar en un supermercado en París.
photo_cameraUn grupo de personas espera pacientemente su turno para entrar en un supermercado en París.
Francia espera iniciar la desescalada en una semana, cuando ya podrán abrir todos los comercios 

 El continente europeo alivia las medidas de confinamiento tras meses de restricciones por el coronavirus, pero con mucha cautela y siempre respetando la distancia interpersonal y garantizando la seguridad. Con más de 1,5 millones de casos, Europa encabeza la lista de contagios, seguida de América con 1,35 millones de positivos por la COVID-19 que, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud, ya ha causado más de 3,3 millones de infecciones y 230.000 muertos en el planeta.

- Italia reanuda algunas actividades y abre los parques. Se reanudan algunas actividades, como las de la industria y las manufacturas, el sector de la construcción y el comercio mayorista, que se suma a los negocios esenciales que nunca cerraron, como alimentación, farmacias o gasolineras, y las librerías y papelerías, que abrieron a mediados de abril. Abren parques, se permiten funerales con un máximo de quince asistentes y se podrá visitar a familiares cercanos, pero no hacer reuniones sociales.

- Reino Unido, sin estado de emergencia, pero con poderes excepcionales del Gobierno, se espera que el primer ministro, Boris Johnson, detalle esta semana su plan para levantar el aislamiento que, cuando empiece a aplicarse, supondrá una retirada gradual y progresiva de las medidas introducidas. Estas competencias incluyen poder imponer el cierre de negocios, prohibir las reuniones públicas, suspender el transporte, emitir ayudas económicas y sociales y otras iniciativas para garantizar el confinamiento de la población y apuntalar la economía.

- Francia espera iniciar la desescalada en una semana. El objetivo es ir recuperando paulatinamente los diferentes sectores de la economía: a partir del lunes podrán abrir todos los comercios, menos bares, cafés y restaurantes, pero estarán prohibidos los desplazamientos a más de 100 kilómetros del domicilio. Desde el inicio del confinamiento, los franceses pueden salir de sus domicilios -con una declaración jurada- durante breve tiempo para comprar productos básicos, ir al médico...
- Alemania. Ayer reabrieron las peluquerías, siempre cumpliendo una serie de precauciones, después de que la semana pasada comenzaran a hacerlo los comercios, incluidos en muchos estados federados aquellos locales con más de 800 metros cuadrados. También pueden empezar a abrir las iglesias y los templos de otras religiones, aunque no en toda Alemania, donde no se ha decretado el estado de alarma y el deporte individual al aire libre ha estado permitido desde el inicio del brote.

- Grecia, sin estado de alarma, dio ayer un primer y tímido paso a lo que el Gobierno del conservador Kyriakos Mitsotakis llama la "nueva normalidad": los ciudadanos ya no deben informar por mensajes de texto de sus salidas a la calle y vuelven a estar abiertas las tiendas de informática, liberarías, ópticas, floristerías y de artículos deportivos, así como las peluquerías y los salones de belleza. Las primeras clases se reanudarán el día 11.
- Austria comenzó a levantar algunas restricciones a mediados de abril con la apertura de tiendas pequeñas, va un paso más allá y desde principios de mayo no hay restricciones para salir a la calle y están abiertos todos los comercios y servicios, salvo los restaurantes y hoteles, que abrirán a lo largo de este mes.

- Suecia inició la semana pasada la desescalada con la apertura de peluquerías, salones de belleza, consultorios médicos y de fisioterapia, tiendas de bricolaje y jardinería y floristerías, al tiempo que se reanudaron las operaciones en los hospitales.
- Turquía prevé mantener hasta prácticamente finales de mes medidas como la cuarentena completa para mayores de 65 años y menores de 20, con toque de queda -salvo servicios esenciales- durante los fines de semana o festivos, aunque se exhorta a la ciudadanía a salir (y con mascarilla) lo menos posible y no hay actividades de ocio.

- Japón extiende la alerta sanitaria hasta el 31 de mayo y se prepara para "nuevo estilo de vida". En ciudades como Tokio los movimientos de sus ciudadanos no están totalmente restringidos, aunque prácticamente se ha anulado la vida nocturna.