Atlántico

MUNDO

Un caso de corrupción fuerza el adelanto electoral en Austria

La dimisión del líder ultranacionalista por un vídeo echa por tierra la coalición con el partido conservador

Matteo Salvini acompañado por los líderes de partidos de ultraderecha europeos.
Matteo Salvini acompañado por los líderes de partidos de ultraderecha europeos.
Un caso de corrupción fuerza el adelanto electoral en Austria

Austria celebrará elecciones anticipadas después del verano tras romperse ayer la coalición de conservadores y ultranacionalistas que subió hace un año y medio al poder, anunció el canciller federal, Sebastian Kurz. "He propuesto al presidente de la República convocar elecciones anticipadas lo más pronto posible", dijo Kurz después de que el vicecanciller y ahora líder del partido liberal FPÖ, dimitiera en medio de un escándalo por un vídeo en el que acepta cometer actos de corrupción.
Kurz, jefe del democristiano ÖVP, justificó su decisión de aliarse con el ultraderechista y euroescéptico FPÖ de Strache tras ganar las legislativas de octubre de 2017 porque esa formación, dijo, "fue la única dispuesta" a llevar adelante los cambios que él había prometido en la campaña electoral.
El canciller, si bien agradeció a todos los ministros, incluidos los del FPÖ, el trabajo realizado en el último año y medio, admitió que "no siempre le fue fácil" la cooperación. 
Afirmó que para lograr el éxito de su programa, tuvo que "aguantar mucho en los últimos dos años, desde el "poema de las ratas" (en alusión al escándalo causado por un texto escrito por un funcionario del FPÖ que comparaba a las ratas con los inmigrantes) a la cercanía (de los ultranacionalistas) a grupos de extrema derecha, hasta casos aislados, uno detrás de otro". "Aunque no siempre lo haya dicho públicamente, se han dado situaciones que me han resultado muy difícil de tragar. Pero por la continuación del trabajo no he acabado con la coalición a la primera", insistió. "Pero tras el vídeo tengo que decir: basta ya", manifestó el joven canciller, de 32 años de edad.
Kurz se refirió así a al vídeo filmado con cámaras ocultas en 2017 en una finca de Ibiza y publicado por dos medios alemanes este viernes y en el que se ve y escucha a Strache ofreciendo a una supuesta sobrina de un oligarca ruso contratos y favores a cambio de ayuda financiera para su partido.
Según destacó ayer Kurz, el partido FPÖ ha dañado el trabajo de la coalición y la imagen del país en el exterior.

La ultraderecha desafía a la Unión Europea con una cumbre en Milán
La plaza del Duomo de Milán se convirtió ayer en la plataforma de lanzamiento del desafío a la Unión Europea de las fuerzas ultraderechistas y ultranacionalistas convocadas a esta ciudad por el líder de la Liga, el ministro del Interior y vicepresidente del Gobierno italiano, Matteo Salvini.
Once líderes de partidos de la ultraderecha de varios países europeos, como la francesa Marine Le Pen (de Agrupación Nacional) y el holandés Geert Wilder (del Partido por la Libertad, PVV), intervinieron con breves discursos en un acto organizado en Milán por la Liga ante las elecciones al Parlamento Europeo, que se celebran del 23 al 26 de mayo próximos.
El acto, que se celebró bajo una fuerte lluvia y en el que participaron varios miles de personas (pero lejos de las 100.000 que se esperaban), sirvió también para proclamar a Salvini como principal líder de los soberanistas y del grupo Europa de las Naciones y las Libertades (ENL) que espera convertirse en la tercera fuerza en el Parlamento Europeo.
Por el escenario, en el que se desplegó una enorme pancarta en la que se leía "Los Italianos primero", fueron pasando Marine Le Pen, Geert Wilders, el eurodiputado austríaco Harald Vilimsky, del Partido de la Libertad (FPÖ, que gobierna en coalición con los conservadores del OEVP), el jefe del checo Libertad y Democracia Directa (SPD), Tomio Okamura, o el presidente de Alternativa para Alemania (AfD), Jörg Meuthen.
Faltó a la cita otro gran aliado de Salvini, el primer ministro de Hungría, Viktor Orban.  
Como el resto de los líderes que intervinieron, Le Pen atacó la inmigración, que, dijo, "somete a nuestros países y pone en peligro nuestros pueblos.No queremos esa oligarquía sin raíces y sin alma que nos dirige con la ambición de querer la sumisión de nuestras naciones", manifestó la líder ultraderechista francesa. 
Además de los elogios a Salvini y a los "patriotas" italianos, los dirigentes ultraderechistas criticaron a los líderes políticos de otros países europeos así como a los de la UE .
Tras recibir el abrazo en el escenario de sus compañeros de causa, pronunció un discurso en el que rechazó que estos partidos sean la ultraderecha y afirmó que "los extremistas son los que han gobernado Europa en los últimos 20 años".
Salvini prosiguió diciendo que "los extremistas son los de la especulación y el desempleo" y cargó contra la inmigración.