El mayor espectáculo en Samil

4258202
photo_camera Todos los ganadores del torneo de vóley playa organizado por Atlántico, con sus medallas.

El torneo de vóley +Deporte Atlántico cumplió de sobra sus expectativas con casi 200 jugadores sobre la arena de la playa viguesa.

Cuando la Ría de Vigo se tiñe de gris puede ser por dos motivos. Uno es la borrasca y, el segundo, como ayer, la espesa niebla marítima que impide cantar a pleno pulmón la cantiga “Vexo Vigo, Vexo Cangas”. Desde Samil, la vista se perdía unos metros hacia un manto grisáceo desde las canchas de voleibol playa situadas en la desembocadura del Lagares con motivo del torneo +Deporte Atlántico.

El Volei Praia Vigo ejerció de anfitrión y dominador deportivo de un evento con una extraordinaria participación de 200 jugadores, que obligó a disputar encuentros desde primera hora de la mañana hasta las 20:00. La niebla, que en algunos momentos hasta parecía mojar, no limitó el talento de los jugadores. Y, en especial, de los ganadores del torneo tras una sesión maratoriana.

Por la tarde se resolvieron los cuadros, con victoria para los jugadores del Volei Praia Vigo Diego Vázquez y Pablo Respino en la categoría masculina, e Irina Angelova y Aída Pérez en la femenina. El cuadro mixto se marchó para Ourense debido al triunfo de Caliope García y Manuel Queiro. Precisamente en este grupo se vivió la final más ajustada de la sesión porque los ourensanos sufrieron para doblegar por un ajustado 21-18 a Adrián Pérez y Xudit Carrete. Ángel Sánchez y Asia Adra completaron el podio. 

En hombres, la victoria se decidió por un contundente 21-14 de la pareja local sobre Adrián Pérez e Iago Malvido. Ángel y Óscar Sánchez obtuvieron el bronce. En mujeres, Angelova y Pérez batieron al dúo formado por Ana Fandiño y Patricia Vázquez por 21-15. Caliope García, ganadora en mixto, subió al tercer puesto del podio junto a Paula Santos. 

Por el camino se pudieron ver golpes, remates, dejadas, saques y demás toques al balón de gran calidad y, también, cierto sufrimiento después de la acumulación de encuentros sobre la arena. Eso sí, los minutos resultaron provechosos e, incluso, la falta de sol ayudó a mitigar la fatiga entre los participantes porque la arena, siempre fina en Samil, también añade un punto de dureza, ya que hace lento cualquier desplazamiento. 

Eso sí, la entrega de medallas sirvió para culminar dos días de vóley playa y confraternidad de la mano de +Deporte Atlántico. Aunque seguro que más de un jugador tuvo unos minutos para realizar un tercer tiempo en los locales cercanos a la desembocadura del Lagares. En septiembre se vivirá el torneo de tenis, la siguiente cita.

Te puede interesar